descarga (1)

Comunicado del Ateneo Republicano de Sanse

El pasado 20 de septiembre el periódico El Mundo publicó una noticia referida a los gastos del Ateneo Republicano de Sanse. Dado el carácter público de nuestro colectivo y las consecuencias que de lo publicado puedan derivarse, quisiéramos trasladar al conjunto de los vecinos de San Sebastián de los Reyes y a las organizaciones sociales algunas consideraciones.

El Ateneo ha justificado siempre sus gastos, que ha ejecutado siempre que es posible –por principios- en el comercio de proximidad, en tiendas de barrio, de lo cual es perfectamente consciente el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, al que rendimos cuentas (y presentamos facturas) sistemáticamente desde que comenzamos a recibir ayudas.

El Ateneo siempre ha comprado, compra y comprará –por principios- en la panadería del barrio, en la copistería del barrio, en la papelería del barrio, en la tienda de consumibles informáticos del barrio, en el bazar, en la imprenta, en la floristería del barrio… y en cuantos establecimientos de barrio sigan dándole vida a nuestros barrios.

Ese es nuestro proceder, así lo inspiran los principios y objetivos de nuestro colectivo, que, como bien reseña el periódico El Mundo, son, entre otros

«construir colectivamente una ciudad solidaria,

equitativa, alegre y comprometida con su futuro»

Comprar en los barrios es caminar por sus calles, encontrar conversaciones y vecinos; es darle vida a las aceras y a los árboles, a los encuentros; y es poner nuestros recursos allí donde son más necesarios y donde es más justo, en el pequeño comercio, ese que siempre lucha como David contra Goliat.

Nuestras actividades son públicas, como lo son nuestros gastos. Y por eso –y por principios- nada tenemos que objetar a su conocimiento público, porque nada hay que ocultar. Desde el año 2011 estamos inscritos en el Registro de Asociaciones de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes y nunca hemos tenido problema alguno con la justificación de nuestras subvenciones, que estamos seguros habrán sido supervisadas, ejercicio tras ejercicio –y como corresponde-, por Intervención Municipal y por Participación Ciudadana.

Como puede verse por las cuantías publicadas en el diario El Mundo, somos un colectivo muy modesto, con recursos económicos muy limitados, parte de los cuales son la subvención municipal. Es importante aclarar que las subvenciones municipales -a las entidades culturales al menos- suponen la asignación de un dinero público para la realización de unas actividades concretas y para unos gastos determinados, y no pueden presentarse facturas para gastos no contemplados.

A comienzos de este año, 2017, hemos devuelto parte de la subvención recibida para el Proyecto 2016, pues no pudimos realizar una de las actividades previstas. Así, concretamente, de los 772 euros recibidos, reintegramos al Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes la cantidad de 212,27 euros. Esa ha sido siempre, es y será nuestra filosofía, y, por ende, nuestro modus operandi.

Respecto al comercio al que alude el diario El Mundo, Pan y Rosas, no era más que un ultramarinos de los de toda la vida, una pequeñísima tienda de barrio que tristemente cerró, después de 14 años de actividad, el pasado mes de septiembre de 2016. Allí, en Pan y Rosas, el Ateneo Republicano gastó una media de 150 € al año, gasto derivado de la compra de comida y bebida para los dos grandes eventos anuales del Ateneo, la Cena Republicana y la Jornada Gastronómica, que convocamos habitualmente en abril y en junio o julio.

Las facturas que a lo largo de todos estos años hemos ido presentando así lo revelan. Porque nunca pretendimos ocultar algo –comprar en una tienda de barrio de confianza- que consideramos perfectamente lícito y, además, coherente con nuestra filosofía. La tienda en cuestión, Pan y Rosas, era la tienda de Begoña González y otra socia; Bego, la hija del presidente del Ateneo, compañera que es además vocal de la asociación.

Ciertamente el Ateneo pudo haber sacado “a concurso” un contrato por 142,30 euros en julio de 2015 para –según publica El Mundo- adquirir “15 botellas de vino y 12 de cervezas, además de bolsas de patatas, vasos, agua y refrescos, y 28,30 para agua y refrescos en marzo”. 

Ciertamente pudimos convocar un concurso. Y ciertamente, como el resto de entidades sociales no lo hicimos.

Como tampoco sacamos a concurso los gastos que hicimos en el año 2014 en la Copistería de Meli o en el año 2015 en la imprenta de Raquel (empresarias todas ellas no por casualidad, sino porque intentamos siempre apoyar iniciativas de mujeres emprendedoras).

Plantear, sugerir, insinuar… irregularidades en el modus operandi del Ateneo es perfectamente posible a la vista de los hechos comprobados (comprobados porque nosotros presentamos las correspondientes facturas), pero quizá en este caso está un poquito cogido por los pelos.

¿Realmente resulta verosímil la teoría –alguien puede creer- que hemos constituido toda una asociación –el Ateneo Republicano de San Sebastián de los Reyes- para desviar fondos por valor de 142 € a una tienda de ultramarinos del barrio?

¿Debimos haber convocado un concurso para hacer las fotocopias y los carteles con los que anunciamos las Cenas Republicanas de los años 2014 y 2015?

¿Debimos convocarlo aquel otro año para adjudicar un contrato por valor de –informa El Mundo- “115,80 euros en bebida y comida, entre la que había doce kilos de queso curado (27,50 euros) y una tarta (32 euros), y otra de 17,65 euros con ensaladeras, fuentes y vasos”?

El Ayuntamiento lleva varios años –y lo agradecemos- apoyando nuestras actividades, con subvenciones que no por modestas han sido menos valiosas para nosotras, subvenciones que hemos recibido de varios equipos de gobierno: el monocolor del Partido Popular de la pasada legislatura y el tripartito PSOE-Ganemos SanSe-Izquierda Independiente de esta.

Por eso nos ha sorprendido sobremanera la noticia que apareció el pasado 21 de septiembre en la página municipal –ssreyes.org- bajo el titular “El Gobierno municipal remite a Asesoría Jurídica las subvenciones a la asociación Ateneo Republicano para valorar su legalidad”.

Primera cuestión

¿Valorar su legalidad? ¿Valora el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes la legalidad de las subvenciones tres, cuatro, cinco años después de haberlas concedido? Y, sobre todo, ¿las valora solo a la luz de noticias aparecidas en la prensa?

Segunda cuestión

La custodia de documentos públicos es responsabilidad del Gobierno Local. Nada tenemos que objetar al conocimiento de nuestras facturas (es más: consideramos que saber qué hace la Administración con el dinero público es un derecho inalienable de la ciudadanía), pero sí cabe pedir explicaciones al Ayuntamiento sobre la presencia de esas facturas en la redacción del diario El Mundo.

¿Han sido sustraídos esos documentos? ¿Ya no obran en poder del Ayuntamiento? El diario El Mundo dice literalmente: “Según las facturas que obran en poder de este diario”. Y, en otro lugar del texto, el periodista que firma la pieza informativa alude “a las facturas de tres años”. ¿Realmente obran en poder del diario El Mundo las facturas en cuestión? Si es así, ¿con qué materia prima –con qué documentación- va a trabajar Asesoría Jurídica? ¿Ha sido solicitado por el periódico El Mundo nuestro expediente? O ¿por quién?

El Ateneo Republicano de San Sebastián de los Reyes lleva más de diez años celebrando su ya tradicional Cena Anual Republicana. Y ciertamente no ha sacado nunca, como ninguna otra asociación, a concurso público, un contrato por valor de 142 euros, o por valor de 115 con 80 céntimos, lo cual puede tener una mayor o menor trascendencia –decida el lector- en un municipio cuyo presupuesto ronda los 90 millones de euros.

Pero eso sí, el Ateneo Republicano de San Sebastián de los Reyes siempre ha justificado, justifica y justificará todas sus cuentas –como bien sabe el Ayuntamiento-, y siempre ha comprado, compra y comprará productos y servicios en tiendas de barrio, en pequeños comercios de los de toda la vida y en esas pymes veteranas o recién nacidas que luchan cada día por abrirse camino entre gigantes.

Porque así nos lo imponen nuestros principios. Porque ese es nuestro horizonte.

Por todo ello, porque siempre hemos estado a disposición de la Administración para cuantas aclaraciones fueran precisas, y porque consideramos que merecemos el mismo trato que damos: exigimos respuestas y prontas aclaraciones del Gobierno Municipal sobre toda esta controversia, pero, particularmente, sobre la presunta desaparición de documentación que entregamos al Ayuntamiento para su revisión y custodia y que, al parecer, ahora obra en manos de terceros.

Continuamos trabajando, ya sin Pan y Rosas, pero al grito de “Pan y Rosas para todas”, con la misma “confianza en un mundo mejor” que siempre, y reclamando, con la misma firmeza, transparencia.

Ateneo Republicano de San Sebastián de los Reyes.

ateneorepublicanodesanse@gmail.com

 

 

 

3 comentarios
  1. Vitruvian Man
    Vitruvian Man Dice:

    Existen las fotocopiadoras.

    Todo ese rollito de comercios locales, que está muy bien, no justifica un hecho: se recibe un dinero de subvenciones y este se gasta en la tienda propiedad de la familia que preside el Ateneo. El dinero entra dos veces: una, para el Ateneo; dos, para la familia que preside el Ateneo. Está feo, desde un punto de vista ético que se intenta propagar en esta Web. El Ateneo de la República queda dañado por vuestra culpa. ¿Egoísmo o comodidad? Incompetencia en todo caso. El comercio local no es superior en lo ético al no local, sobre todo cuando es propiedad de las mismas personas que reciben la subvención, joder. ¿Importa la cantidad? Desde un punto de vista ético, el que lo hace por 140 lo puede hacer por mucho más: no podéis demostrar lo contrario, ya que lo que queda demostrado es que podíais hacerlo mal y lo habéis hecho. Ahora es cuando menos en condiciones estáis de demostrar nada.

    Supongo que aquí tocaba poner lo que fuera y la justificación es muy bella, pero no cuela. Actuasteis mal y, peor para vosotros, os han pillado; ahora toca hacerse responsable de los errores propios. Lo consecuente y lo coherente en gente como vosotros, pura y de tan inalcanzables convicciones es dimitir y dejar que el Ateneo sea ocupado por personas que estén en condiciones de ejercer sin cometer irregularidades. Preguntad a Ramón, al que se saca injustamente en la foto, porque él no tiene nada que ver en todo esto. Preguntad a Ramón, que sí es referente ético, si quiere hacerse cargo de esto y, sobre todo, preguntadle qué opina de todo lo que ha pasado. Porque no se merece todo lo que estáis haciendo.

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Republicano de San Sebastián de los Reyes y el local en el que se gastó ese 20% es efectivamente una tienda de la que era copropietaria una de las vocales del Ateneo en cuestión. En realidad, ese 20% corresponde a una cantidad total […]

Los comentarios están desactivados.