calles fanquistas

A todos y todas mis vecinos y vecinas por la democracia y la memoria

Todo sistema tiene sus símbolos y referentes humanos, la democracia se levantó con la enciclopedia y los derechos del hombre y del ciudadano. Tras la victoria contra los fascismos del mundo en 1945, no incluida en ello la dictadura del General Franco, condenada por la resolución 39 de la Asamblea de Naciones Unidas. Apareció la declaración de Universal de Derechos Humanos. De Diderot a la sufragista Emily Davison, de Jean-Jaques Rousseau a Abraham Lincoln. Gente y derechos sociales y civiles. Es el progreso de la humanidad y a la vez la filosofía de la democracia.

Si uno pasea por Noruega no encuentra  una calle Vidkun Quisling, es más su apellido en varios idiomas europeos significa traidor o aquel que colabora con el invasor.  Este personaje fue un colaborador de la Alemania Nazi en su país y el Nasjonal Samling es el partido homólogo a la FET-JONS española.

En Holanda el Movimiento Nacional Socialista de los Países Bajos, es un partido excluido de la vida política de este estado. Se considera un insulto popular el relacionarte con esta organización política y ningún miembro de este partido tiene un espacio público en las calles.

Nadie en Alemania vive en la calle Rudolf Hess o Albert Speer. En cambio si puedes poner los pies en avenidas con nombres como Ernst Thälmann  secretario General del Partido Comunista Alemania o la famosa Karl Marx Allee. Motivo porque Alemania está constituida sobre el antifascismo como base de convivencia.

En la Comunidad de Madrid solo te puedes hallar una calle Manuel Pórtela Valladares en Getafe, ni en su Pontevedra natal posee dicho reconocimiento. Alguien que creó el Partido del Centro Democrático en 1936, liberal, ministro de gobiernos de Alfonso XIII, presidente del consejo de ministros durante 1935-36, tuvo que huir los primeros días de la Guerra civil a Francia amenazado por elementos anarquistas por su ideología moderada, regresó en 1937 para ponerse al servicio del gobierno del Frente Popular. Apresado por la Gestapo nazi en el exilio. Tras 1945 siguió luchando por el restablecimiento de la democracia en España. El Partido Popular jamás reivindico su figura. Miguel Maura tuvo un poco más de suerte y detenta calle en Leganés y una Plaza en Palma de Mallorca. El que fuera hijo del político conservador Antonio Maura, cometió el delito que siendo una persona de derechas se mantuvo leal a la II Republica y se opuso al Franquismo. Manuel Giménez Fernández ministro de agricultura en 1934-35, miembro de la CEDA, y democristiano. Falangistas y carlistas le amenazaron de muerte en 1936 en la localidad de Chipriona las primeras semanas de la guerra. Creó un partido clandestino llamado Unión Demócrata Cristiana como oposición al Franquismo y participó en el intento del PCE de crear la Unión Nacional Española, para derrocar a la FET-JONS en 1943 y restaurar la democracia. Tiene una calle en la Puebla de la Cazalla en Sevilla.

Manuel Fraga posee calles en Madrid, Valencia, Soria, Ponferrada o Santiago de Compostela. El acuño la frase en 1976 “La calle es mía” siendo ministro de gobernación para impedir manifestaciones obreras el Primero de Mayo. Fraga nunca se retractó o pidió perdón por participar en una dictadura o justificar el asesinato de Julián Grimau. Fue un demócrata forzado o un  circunstancialista. Dolores Ibarruri su ejemplo contrario, fue diputada en Febrero de 1936 y de nuevo en 1977. Entre esos años su partido organizó muchos intentos democráticos de traer las libertades políticas a España entre ellas la Junta Democrática, en el que se albergaba también el liberal Rafael Calvo-Serer. Dolores Ibarruri  fue una antifascista como el noruego Max Manus que combatió a los soviéticos en Finlandia o el Yugoslavo Josip Bronz “Tito”.  

Nada en Alcobendas recuerda al comisario de la policía nacional  Jesús Merino de la Hoz, que se opuso con sus artículos en prensa a los libelos golpistas de Milans del Bosch y por ello fue expedientado curiosamente por el ex divisionario Azul ministro del interior Antonio Ibáñez.  Un policía demócrata, que se le hace un guiño en la película “La Isla mínima” en el personaje del comisario Pedro Suarez. En cambio si posee callejero el Obispo Ejio Garay procurador a Cortes entre 1943 a 1946 de FET-JONS.

Si Se Puede-Alcobendas solicitó el cambio de denominación de ocho calles de la localidad que incumplen la ley de memoria histórica ya que exaltan a personas de la dictadura, seis locales y dos figuras nacionales del franquismo. No es una cuestión de derechas o izquierda es de democracia o dictadura. En nuestra localidad todavía viven vecinos y vecinas, que fueron detenidos y condenados a cárcel por su pertenencia a un sindicato. Otros torturados o con familiares asesinados por este régimen.  Cada día tienen que ver al primer teniente Alcalde del ayuntamiento de Madrid Mariano Ossorio Arévalo, Marques de la Valdavia, miembro de FET-JONS y presidente de la diputación de Madrid desde 1947 hasta 1965 en su ciudad. Durante esa época que él era administrador del franquismo se fusilaba en las tapias del cementerio de la Almudena. Mientras él se sentaba en el pleno del Ayuntamiento de Madrid usurpado a la soberanía popular, se mataba a las trece Rosas muy cerca del.  Un canalla no puede ser una referencia en la ciudad.

Algún entorno del Partido Popular de Alcobendas está recogiendo firmas dirigidas a mi persona y al concejal de IU, Juan Bautista para que no hagamos cumplir la ley. La democracia no entiende de presiones. Se basan en los problemas que generara  al municipio. No es la primera vez que existe un cambio de calles, lo hicieron los fascistas Alcobendenses en 1939 y los demócratas en 1979, que eliminaron calles como Queipo de Llano o Crucero Baleares.  Los ciudadan@s y la sociedad civil junto el Ayuntamiento deben dar paso a este cambio de calles en consenso. El Partido Popular se agazapa en estos debates. Quizás porque la raíz de su partido fue fundada por Franquistas jamás arrepentidos.  Hasta que la derecha de este país no reivindique la  memoria y ideología  de Pórtela Valladares, Miguel Maura, Joaquín Costa,  Manuel Giménez o  Ángel Ossorio y Gallardo. Y no deje de mezclar  a Hayek o Milton Friedman con el TardoFranquismo, el estado español no será una democracia completa, porque una parte de su espectro político mirara contra la Historia y la Libertad.

 

Eduardo Andradas

Concejal de Si Se Puede-Alcobendas