DSC_0042 (1)

Biblioteca de Sanse: pocas autoras, modelos tóxicos y manuales de manipulación.

A primera vista, las bibliotecas municipales no son un sitio en el que se esperaría percibir discriminación por sexo. En teoría, es la sede de la cultura y los valores de una localidad.  Donde cualquier vecino puede obtener conocimiento y ocio de calidad de manera gratuita.

Pero, si por ejemplo, te pasas por la Biblioteca Central de San Sebastián de los Reyes y subes a la planta para adultos, sobre todo a la zona de No ficción, empiezas a notar el desequilibrio. Desde matemáticas a filosofía la mayoría de autores masculinos es abrumadora, incluso en ramas del saber en las que las mujeres son la mayoría en titulaciones. Como no nos gusta ser malpensadas, lo achacamos a que a lo mejor la mayoría de los textos que se publican son firmados por hombres y no siempre se puede adquirir el ejemplar adecuado redactado por una mujer.

Bueno, después de este amargor, vamos a biografías, quizás la vida y los logros de alguna mujer ilustre mejore nuestro humor. Un momento, parece que sólo hay nobles, religiosas y artistas. Y pocas además. Y predominando el interés morboso sobre cualquier otro: “Marilyn Monroe. El cuerpo del delito”, “Marilyn Monroe. La diosa del sexo” La historia de una mujer convertida en un icono hipersexualizado, víctima de abusos, con relaciones peligrosas, trastornos mentales y  que se suicidó a los 36 años. Que a pesar de hacer un puñado de películas memorables (aunque muchas haciendo de “rubia tonta”) es más conocida por con quién se acostaba y por ser, con creces, la figura femenina más idealizada e imitada del siglo XX, a pesar de todo lo mencionado.

Vamos a dar un paseo entre las estanterías, a  ver si vemos algo irresistible  que llevarnos y arreglamos la tarde.

Uy mira, libros de dietas, la Dunkan y la Atkins, nada menos. Cómo arriesgar tu salud por que tu cuerpo se adapte a lo que se espera (sobre todo si eres mujer, que ya sabemos que peses lo que peses siempre te sobran unos kilos). Que sí, que cada uno es libre de hacer con su cuerpo lo que quiera, pero encontrar esos libros allí es como encontrar algo titulado ·”Cómo engancharse al tabaco en cinco días”.

Y cuando parece que todos los detalles feos han terminado nos encontramos con el mejor/peor. Dos manuales para hombres sobre como manipular a las mujeres para conseguir sexo. Las dos “joyas” se titulan “SEXCODE .El manual práctico de la seducción” y “El arte de la seducción”

En la solapa del primero se leen deslumbrantes frases como:” ¿Sabías que lo que las mujeres dicen que quieren y aquello a lo que realmente responden son dos cosas radicalmente distintas?” Si lo ojeas te saltan a los ojos otras como “dotar a tu persona de alguno de estos rasgos ayudará a mantener anestesiadas las Defensas del Objetivo” “Los ataques más eficaces son los que no se esperan “.En realidad  son 672 ofensivas páginas, incluido un glosario con definiciones como esta “Crear Hielo: Uso deliberado de IDES para crear en el Objetivo una incomodidad mayor que la que siente cuando la interacción avanza o pasamos de Nivel. Es una forma de penalizar un comportamiento indeseado y de incentivar sus actitudes más favorables” Esta mierda con forma de librol bordea la incitación a la violación.

El segundo no es peor, es imposible, pero es una clasificación de mujeres por vulnerabilidad con perlas como: “Un seductor no puede ser tímido y misericordioso”. Da además lecciones rápidas de maltrato:”Elijamos a la víctima apropiada. Hay que estudiar bien a nuestra presa. Las víctimas apropiadas son aquellas a las que podemos llenar un vacío. La víctima perfecta admite la caza perfecta.” “Aislemos a la víctima. Saquémosla de su entorno normal, amigos, familia, hogar. Sin apoyo externo, una persona aislada se deja conducir fácilmente”

Así que, aunque haya una pequeña sección de estudios de género para salvar la cara, ni en lugar tan aparentemente neutro estamos en condiciones de igualdad ni somos respetadas, es más, somos piezas de caza. Quizás por eso las animalistas somos mayoritariamente mujeres.