Moscatelares-residencia

Carta de las trabajadoras de la Residencia Moscatelares de San Sebastián de los Reyes. “Cuando todo esto pase, será el tiempo de conquistar lo que no teníamos que haber perdido”

Trabajadoras de la Residencia Moscatelares de personas mayores en San Sebastián de los Reyes, han escrito esta preciosa y clarificadora carta para cuando toda esta crisis del coronavirus pase, que pasará.

La mismas trabajadoras que desde el año 2015 llevan denunciando y sufriendo las consecuencias de la privatización de servicios esenciales para la vida y la dignidad de las personas, como son las residencias para personas mayores o dependientes. Privatizaciones legisladas por quienes carecen de escrúpulos y que conllevan recortes sin fin, en medios, alimentos y personal cualificado, recortes que pasan a engrosar las cuentas de resultados de quienes todo lo ven en términos de “negocio”, ya sea a costa de la dignidad o de la propia vida.

Queremos agradecer desde Esloquehay el coraje de estas mujeres, de estas trabajadoras, que ni en las peores circunstancias han dejado de cuidar, de querer, a quienes nos cuidaron.

Publicamos a continuación el contenido íntegro de su carta.

CUANDO TODO ESTO PASE.

Ahora es tiempo de cuidar, tiempo de querer, tiempo de mimar y tiempo de luchar.

De luchar contra un enemigo pequeño e invisible pero maligno que se está cebando con la capa de la población más débil: nuestros mayores.

Son días de cuidar con más esmero y con más esfuerzo a aquellos y aquellas que nos cuidaron antes. Aquellos que con penurias y sacrificio sacaron a su familia y a su país adelante. Son tiempos de proteger a los que la guerra les robó su niñez y sufrieron el hambre en los duros años de la postguerra. Ahora más que nunca, es tiempo de seguir queriendo, de seguir dándoles, en la peor de las situaciones, esa sonrisa reparadora y esa palabra amable que les reconfortará aún en los peores momentos.

Pero cuando todo esto pase, cuando hayamos llorado a los muertos que ahora no podemos despedir, cuando los enfermos se hayan recuperado, cuando las residencias vuelvan a abrir y las familias puedan abrazar a la abuela o al abuelo, cuando nuestras compañeras y compañeros contagiados vuelvan a estar con nosotras; será el tiempo de conquistar lo que no teníamos que haber perdido, será el momento de recuperar las plantillas que los recortes y las privatizaciones nos quitaron años atrás, de no escatimar ni en comida ni en servicios, de formar trabajadores preparados para entender las necesidades sociales, emocionales y sanitarias de nuestros mayores residentes. Cuando esto acabe, será el momento de entender que no cualquiera vale para cuidar a nuestros mayores, que necesitan cuidadores preparados técnica  y emocionalmente, que no se puede tener mal pagadas y con condiciones laborales precarias a las personas que los cuidan. Cuando acabe todo esto tendremos que decir y exigir a nuestros gobernantes que hay sectores que no pueden convertirse en un negocio, que nuestros mayores no son un negocio. Cuando los familiares vuelvan a visitar a sus mayores será el momento de que tengan voz, de protestar, de exigir unos cuidados dignos allí donde tienen que hacerlo: las direcciones de las residencias y las administraciones competentes. Cuando todo esto acabe, será el momento de olvidar las prisas, los tiempos y la productividad, nuestros mayores no son piezas de una cadena de montaje. Será el momento de abrazarles, de acariciarles y de escucharles algo que ahora es casi imposible.

Cuando todo esto acabe, ha de llegar ese momento y nosotras, trabajadoras de la Residencia Moscatelares seguiremos haciendo lo que hemos hecho siempre: pedir unos mejores cuidados para nuestros mayores porque dignificar nuestra profesión es dignificar su vida.

Pese a quién pese ¡SEGUIREMOS LADRANDO!. Nuestros mayores se lo merecen.

Maria José Marín (gerocultora-presidenta Comité de Empresa Residencia Mayores Moscatelares), Ana Sotodosos (gerocultora-miembro comité empresa), Yordanka Mustelier (gerocultora-miembro Comité empresa), Filomena Ocaña (servicio limpieza), Milagros Sánchez (rerocultora), Sonsoles Hita (Gerocultora), Mirtha Sandoval (gerocultora), Teresa Sánchez (lavandería), Patricia Proaño (enfermera).

5 comentarios
  1. Miguel Ángel Valiente
    Miguel Ángel Valiente Dice:

    Me uno a las firmantes de la carta. Los cuidados de nuestros mayores ( en general de cualquier persona ), no puede ser objeto de negocio. Habrá que replantearse el sistema de cuidados que tenemos, quizá más en sus domicilios con una red asistencial de calidad y suficiente, etc….Habrá cambios, a mejor espero, en cuanto a las relaciones con las personas mayores, las que viven en soledad … en fin, con las personas desfavorecidas. Habrá que seguir proponiendo y exigiendo.

  2. Enacranacion
    Enacranacion Dice:

    Desde luego, que me uno a ello. Y hay que ver la forma de que vuestras quejas, no se queden en el olvido. Mi madre lleva en esa residencia 8 meses, y tengo que decir que esta agradecida a todo el personal que cuida de ella, que tod@s los empleados hacer lo que pueden y mas. Pero no pude ser que una auxiliar, le de tiempo a vestir, duchar, etc a 16 residentes o mas….l@s pobres van sin descanso corriendo para llegar a todo. Y NO ME VALE CON QUE LA RESIDENCIAN CUMPLE EL RATIUN DE PERSONAL.
    La comida cada día era de peor calidad, Y (OJO, NO DIGO MAL COCINA) hay que tener buena materia prima para poder cocinar, y cantidad suficiente.
    Cuando todo esto pase, tendría que haber una inspección, pero de verdad, nada de avisar que VAMOS A IR. contar conmigo, para lo que sea, estoy a vuestra disposición,
    Un Saludo.

  3. Enacranacion
    Enacranacion Dice:

    Bravo, por to@s l@s trabajadores, que estáis sacando adelante, y hacer lo que podéis por los ancianos que están hay.
    Gracias.

  4. M.carmen.gonzlez
    M.carmen.gonzlez Dice:

    Gracias a toda las cudadoras por cuidar a nuestro familiares yo estado con mí madre casi 15 años llendo todos los días pero cuando estro está empresa Alvertia fue una vergüenza empezó a hechar personal cuidadoras personal de la limpieza, la comida hera poca imala los purés los manipulaban para que durará más le echaban água y espesarlo más echaban espesante como tardarán en comer el puré se hacía água me equejado muchas veces Emos puesto muchas quejas pero no aservido dena el día 3 de abril fayecio mi madre es una pena para muchos familiares muchos besos para todos ellos

  5. M.carmen.gonzlez
    M.carmen.gonzlez Dice:

    Gracias a todas las chicas de la residencia Moscateares que son unas luchadoras pero lás directoras tiene mucho que desear chicas ánimo estoy con vosotros

Los comentarios están desactivados.