TIRAD DE LA CADENA.

Para que la mierda desaparezca, tiremos de la cadena. Que corra el agua, como un tsunami, que se lo lleve todo, la indecencia, la mentira, la burocracia, el despotismo, la cobardía. Que se lo lleve todo y nos deje limpios, para que nos podamos mirar a los ojos.

Mirarnos a los ojos limpios de engaños, de falsedades, sin miedo a nadie. Ojos limpios y honestos, de mirada ejemplarizante, y sin creer, que sé es más que nadie, porque sin todos, no somos nada.

Comportamientos democráticos, eso es lo que necesitamos, eso es precisamente lo que os falta. Os falta informar, consultar con  la gente, decirles la verdad, no vacilarles. Porque nos vaciláis y nos faltáis al respeto, cuando prometéis transparencia y participación, y luego todo lo acordáis a puerta cerrada en los despachos.

Me he dado cuenta, no son los partidos, no son las organizaciones, no son sus programas. Es la gente, las personas y la ley. La ley que permite que sean las personas individualmente las que decidan por los demás. La ley, la que desprecia a las organizaciones y sus Asambleas. Leyes que desprecian a las personas si se expresan colectivamente, si lo hacen en nombre de todos, pero protegen a los cargos y sus instituciones, su palabra y actos si valen, los nuestros y las de nuestras organizaciones no.

Las actas de concejales son de ellos y ellas, individualmente, no de las asambleas, ni del pueblo que les eligió, ¡vaya mierda de democracia!. Por eso nos encontramos frente a tanta injusticia e inmoralidad.

Entonces, si se trata de las personas, para el futuro las queremos honradas, de contrastada honestidad, democráticas y al servicio de todas y de todos, y no de sus particulares intereses como está sucediendo.

¡Levantemos un MOVIMIENTO por la HONESTIDAD!   

Alfonso

Javier Heras sí quiso colocar un paracaidista

Javier Heras sí quiso colocar en Ganemos SanSe a un paracaidista de Izquierda Unida

La palabra paracaidista, en el ámbito de las informaciones político-electorales, se aplica a los candidatos que son presentados por sus partidos en distritos electorales a los que no pertenecen y, por extensión, a cargos públicos de confianza que son colocados en circunscripciones ajenas. Esloquehay adelantó la semana pasada que Ganemos SanSe había nombrado director de su grupo municipal a Javier Viondi, hombre procedente de Izquierda Unida Getafe, y que lo había hecho, además, sin consultar con su Asamblea. A la vista de esa información, Javier Heras, concejal portavoz del Grupo Municipal Ganemos SanSe, contestó a este medio -vía Twitter- diciendo que esa información era falsa. Esloquehay publica hoy la prueba de que la información que adelantamos la semana pasada no era falsa. [En la imagen, los tuits aludidos en esta crónica]. Leer más

¡CUÁNTA MIERDA!

Sí, mucha mierda, mucha decepción, “mucha traición”, sí traición de valores, principios, cartas éticas, compromisos para cumplir los programas. Cuánta mierda.

Cuánta mierda, y que poca democracia, cuántos listos, y cuánto trepa, y que poca transparencia. Qué poca moralidad hay que tener, para hablar en nombre de la ciudadanía secuestrando la participación. Qué chulos.

Qué engreídos, qué autoritarios, qué estrellas de la representación popular, qué burócratas de nuevo cuño, qué forma tan clara de despreciar a quienes no les bailan el agua. Cuánta mierda a nuestro alrededor.

Qué poca honestidad, qué verbo tan vacío, qué vacío tan interesado, qué ocultismo tan provechoso, qué beneficios tan privados. Qué seres estos, que en nombre de la decencia atracan principios, y prostituyen valores, venden las ideas a la primera de cambio.

Qué personajes para una novela de terror político, sálvese quien pueda, pero por favor, no más indecencia en la política, no más representantes incontrolados, no más MIERDA.   

Alfonso 

pino_de_lodgepole_solitario_en_la_nieve_tarjeta_de_felicitacion-rb8b7022576584569b8c0f366aa1f3505_xvuak_8byvr_324

No, iguales no.

Hoy he vuelto a levantarme con la corrupción de melodía, y en el bus la gente comenta ¡Que vergüenza, que país! ¡Son todos iguales!, y esto último, “todos iguales” me retumba, por que nada más lejos de la realidad; no todos somos iguales.

¿Es igual el extranjero alemán afincado en Mallorca, que el senegalés que te abre la puerta del supermercado? Ninguno es “español” pero, ¿son iguales?

¿Es igual Juan, simplemente Juan, sin apellidos, ese que un día torció el camino siguiendo una línea blanca, ese que creyó que se comía el mundo, y el mundo le devoró; es ese igual a un “señor” con Don, con apellido, sea Rato, Blesa, Urdangarin, es igual?

No, no lo es, y como no lo es, reivindico la “desigualdad”, esa que omitimos juzgando con tabla rasa, esa que nos saca a todos del mismo saco.

¿Y por qué? porque creo en la honestidad, en el valor, en la justicia, en el trabajo, en la ética, porque en los aludes no todo se arrasa, siempre queda algún pino en pie, digno y fuerte, soportando el temporal.

Creo en esos pinos, los que se levantan cada día y trabajan con dedicación, responsabilidad y contracorriente, los que se levantan cada día para buscar trabajo aunque sea más difícil de encontrar que una aguja en un pajar, los que se levantan en una gélida madrugada y recorren cientos de kilómetros para despedir a un amigo de lucha, los que afilan sus lápices para contarnos algunas verdades, esos que demuestran que en realidad, no somos todos iguales.

Cris

HOY, 8 DE MARZO

Que día tan triste por la decisión que ha tomado la burocracia europea, que sangre tan fría debemos tener los euro-peos, si seguimos permitiendo que se pisoteen de esta forma, los derechos humanos.   

Hoy 8 de marzo, qué día también tan especial, porque he podido leer a muchas mujeres del pueblo de SanSe. Se han escrito entre ellas, para todos. Las mujeres, hermanas, mamás, compañeras novias, nos han hablado a todos y a todas.

Qué bien escriben las compañeras, qué bien se explican y expresan, cuanta fuerza y convicción en sus palabras, cuanto amor en sus letras e historia.

Hoy han escrito, Es lo Que Hay, que bonito lo que he leído que sincero me ha parecido, cuanto brillo con mis ojos empañados he visto. Me han dado esperanzas, he vuelto a tener ilusión, a ilusionarme, porque las he leído, a más de una, eran muchas escribiendo.  

Hoy públicamente se han expresado, se han comunicado las mujeres de mi ciudad, de nuestra ciudad, seguirán escribiendo, estoy seguro, porque les quedan muchos muros que derribar y guerras que tenemos que parar.

Pero qué día más triste y frío este 8 de Marzo, en las alambradas europeas. Que vacíos nos dejan, estas noticias que recibimos, en la conciencia, y en la humanidad.

No se merecían esto las mujeres, hoy es 8 de marzo.

Fuertes.   

DSC03632

Mi abuela: Una gran mujer

El día 8 de Marzo nace marcado en el calendario, para recordar a la humanidad los pasos que nosotras “mujeres” damos en voz alta para estar presentes y vivir libres. Recordamos en este día a todas aquellas que nos dejaron su legado en pensamiento y vida sesgada a manos de mentes intolerantes.

Mi abuela no conocía y tampoco sabía que significaban las palabras feminismo o igualdad de derechos. En sus días de hambre, miedo y terror durante la guerra civil, cuidaba sola de sus 5 hijos.

Un día su marido llego a casa con mal humor y quizá un vino de más, y alzó su mano contra ella para templar su postura arrogante. Ella, una mujer menuda y de 1, 50 cm de estatura, por primera vez se armó de valor y tomo en sus manos un portafotos grande y metálico. Encaró su voz de mujer gritando alto y claro a mi abuelo: “Nunca jamás, me vuelvas a tocar” y le tiró a la cara el portafotos, haciéndole un leve rasguño en la mejilla. El entendió, por primera vez, que no era de su propiedad. Leer más

12806079_10207101605871831_847066660667479487_n

“Escritoras Andaluzas” Que hay que recordar.

Cada 28 de febrero resurge un mapa de «Escritores andaluces» en el que las autoras —3 mujeres, frente a 28 hombres— apenas existen. Hoy me lo he encontrado de nuevo en las redes sociales, compartido con orgullo. Merece la pena tenerlo, claro, porque en él figuran Machado, o Lorca, o Juan Ramón. Pero a mí me resulta incompleto.

A mí me resulta incompleto porque echo de menos a Leonor López de Córdoba, pionera de la literatura autobiográfica, ¡en los siglos XIV y XV!

A las poetas de Al-Ándalus: decenas de autoras nacidas en Sevilla, en Córdoba, en Granada o en Almería. Entre ellas —por supuesto— Wallada, que hizo de Gertrude Stein un milenio antes.

A Cristobalina Fernández de Alarcón, poeta del Siglo de Oro, que se ganó las críticas de Quevedo o de Góngora —todo un elogio— por su éxito en los certámenes literarios. A Ana Caro de Mallén, dramaturga de la misma época, que logró en su género una fama similar.

A María Isidra de Guzmán, la primera mujer que formó parte de la Real Academia Española, pronunciando su discurso de ingreso en 1784, casi dos siglos antes que Carmen Conde.

A María Rosa de Gálvez, dramaturga ilustrada a la que conocemos gracias al esfuerzo de Aurora Luque, cuya obra estuvo a la altura de la de Moratín, y que habló sobre la libertad y la independencia de las mujeres en las primeras décadas del XIX.

A Patrocinio de Biedma y la Moneda, periodista, una de las pioneras del feminismo en España, que fundaba y dirigía revistas en el siglo XIX, y traducía a sus coetáneos catalanes.

A Aurora Fuster Gallardo, llamada por la crítica de su tiempo a ser la primera gran dramaturga del siglo XX, asesinada por su marido a los 23 años.

A Carmen de Burgos, escritora, periodista que habló sobre el voto femenino o el divorcio a principios del siglo XX, la primera mujer española que fue cronista de guerra: se marchó a la de Marruecos, en 1909, para contarla.

A María Luisa Muñoz de Buendía, escritora, articulista y —junto a su marido, Rogelio Buendía, cuyo nombre sí perdura— una de las primeras traductoras de Fernando Pessoa a nuestro idioma: publicó las versiones al castellano de algunos de sus poemas en inglés.

A María Campo-Alange, una figura fascinante que se adelantó a Simone de Beauvoir: publicó “La secreta guerra de los sexos” en la Revista de Occidente y en 1948, un año antes que “El segundo sexo”, partiendo de una tesis muy similar.

 

Texto: Elena Medel, poeta.

11231204_1630402910560022_1673589519634764002_n

Nace el día Internacional de la mujer (8 de Marzo)

En 1975, la asamblea general de la ONU declaró oficialmente el 8 de marzo Día Internacional de la Mujer. ¿Por qué ese día? El origen no está muy claro y existen varias versiones. La más verosímil es que fue un 8 de marzo del año 1857 cuando un grupo de trabajadoras textiles decidió salir a las calles de Nueva York para protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban. Sería una de las primeras manifestaciones para luchar por sus derechos laborales

Distintos movimientos se sucedieron a partir de esa fecha. El 5 de marzo de 1908, Nueva York fue escenario de nuevo de una huelga polémica para aquellos tiempos. Un grupo de mujeres reclamaba la igualdad salarial, la disminución de la jornada laboral a 10 horas y un tiempo para poder dar de mamar a sus hijos. Durante esa huelga, perecieron más de un centenar de mujeres quemadas en una fábrica de Sirtwoot Cotton, en un incendio que se atribuyó al dueño de la fábrica como respuesta a la huelga.

En 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Copenhague (Dinamarca) más de 100 mujeres aprobaron declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Actualmente, se celebra como el Día Internacional de la Mujer.

 

Fuentes: Wikipedia, El Periódico.