Mayores-vertederos-mundo-2

De basura y algo más

 

¿Saben donde van a parar los residuos que depositamos en los distintos contenedores que hay en nuestras calles, en el caso concreto de Sanse?

Una vez que los vehículos de recogida retiran el contenido de los contenedores, lo transportan, y descargan en el centro de transferencia de residuos que existe en nuestra localidad, uno de los cuatro que existen en la zona norte de Madrid. De allí, mediante vehículos de gran tonelaje, son transportados al vertedero de Colmenar Viejo, el cual recibe los residuos de 76 municipios de la zona norte de Madrid.

El vertedero de Colmenar Viejo, aunque gestionado por una empresa privada, es un eslabón de la cadena que forma todo el proceso de gestión de residuos, el cual es competencia de la Comunidad de Madrid, como organismo público encargado de legislar, vigilar, supervisar y hacer cumplir normas de otros estamentos superiores (sea Gobierno de España o Unión Europea).

La Comunidad de Madrid, hizo traspaso de competencias sobre la gestión y tratamiento de los residuos a los Municipios, estos, dada la complejidad de gestionar por si solos todo el proceso, se agrupan en Mancomunidades de Municipios. San Sebastián de los Reyes, esta integrado en la Mancomunidad de Municipios del Noroeste, la cual componen 33 Municipios del Noroeste de Madrid, tiene su sede actualmente en Alcobendas, está presidida por el Sr. Rafael Sánchez Acera, a la sazón alcalde y con nuestro vicealcalde, el Sr. Miguel Ángel Martín Perdiguero, como vicepresidente.

Los 33 Municipios que componen la Mancomunidad, más otros 43, entre los que se encuentra Colmenar Viejo, usan el vertedero de este Municipio para desprenderse de sus basuras.

¿Cómo funciona el vertedero de Colmenar Viejo? Básicamente, es un espacio de terreno no urbano, situado a media distancia de Tres Cantos y Colmenar, a escasos tres kilómetros de ambos Municipios, en el cual se va depositando todo tipo de residuos, creando montañas de ellos. Llegado el punto en el que consideran “óptimo”, lo cubren con tierra, lo compactan y a crear una nueva montaña.

El vaso, o lugar de depósito de las basuras, que se usa actualmente en el vertedero de Colmenar es el IV. Ya está prevista la preparación del V, previsiblemente, al acabar este año 2020, se empiece a utilizar.

Los vertederos a cielo abierto, o mas bien se podrían llamar macrovertederos, por las dimensiones que llegan a tomar, como el de Colmenar, implican unos daños notables para todos los seres vivos. Contaminan la atmósfera por la emisión de gases como metano y CO2, contaminan los acuíferos subterráneos, por las filtraciones de líquidos generados en la descomposición de los residuos, generan olores molestos para las poblaciones cercanas, contravienen directivas de la UE, afean el paisaje, ocupan cada vez más espacio restándolo a otros usos, etc. Un buen ejemplo del riesgo que acarrean lo estamos viendo estos últimos días en el municipio de Zaldibar, en Euskadi.

Todas las razones que ponen en entredicho la viabilidad y la propia razón de existir de los macrovertederos, son las que llevan a pedir el cierre del vertedero de Colmenar Viejo a la Plataforma Aire Limpio Zona Norte. Esta es una plataforma ciudadana que quiere hacer ver a la administración y al conjunto de ciudadanos, la inviabilidad social, económica y medioambiental, de la existencia de vertederos, incidiendo en la llamada pirámide de las tres erres (3R) –reducir, reutilizar y reciclar- .

La Plataforma Aire Limpio Zona Norte basa su trabajo en dar a conocer y tratar de convencer a todos los actores implicados en la generación de residuos (administraciones públicas, empresas, ciudadan@s), que alargar el sistema que actualmente impera nos aboca a todas y a todos a un futuro con un alto riesgo para la salud y para la propia vida. Ese sistema de generación incontrolada y descontrolada que nos engulle, ha de ser cambiado. Incide la Plataforma, en el planteamiento de que en primer término hay que reducir la generación de residuos, seguido de la reutilización de todo aquello que sea susceptible de serlo y, como último paso, que todo residuo que sea inevitable generar, deba ser reciclado.

Ustedes se preguntarán, ¿todos los residuos van a parar al vertedero?, ¿muchos no se reciclan?. La respuesta es que muy pocos se reciclan. En la Comunidad de Madrid el porcentaje de reciclado es muy bajo, de los mas bajos de todo el estado español, inferior al 10%. Cabe recordar que una directiva de la Unión Europea obliga a todos los estados miembros a que reciclen, como mínimo el 50% de los residuos que generen. En España estamos lejos, pero en la Comunidad de Madrid, especialmente lejos.

La CAM lleva años de inacción con el tema de los residuos y no se vislumbran visos de cambio de actitud. Esa inacción nos puede costar el dinero a los ciudadanos, ya que la UE, podría imponer sanciones al estado español por incumplimiento de sus directivas, como ya ha ocurrido con otros incumplimientos.

La inacción política de determinadas administraciones públicas es, desde ya largo tiempo, más que preocupante, o más bien el empecinamiento de sus responsables políticos, en la negación a implementar medidas serias que reviertan la situación de desastre ecológico al que vamos.

Una negación muy significativa se ha producido en el último pleno del Ayuntamiento de Sanse, el día 20 de febrero. El grupo municipal de Podemos presentaba una moción con medidas encaminadas a favorecer el acercamiento a la pirámide de las tres erres, de la que hablábamos antes. Dicha moción ha sido rechazada con los votos en contra del PSOE, Ciudadanos y Partido Popular. Ha contado con la abstención de Vox y los votos a favor de Izquierda Independiente, Mas Madrid-IU-Equo y Podemos.

El resultado de esa votación dejará perplejos a muchos ciudadanos al ver como el PSOE, socio y aliado de Podemos a nivel nacional, en San Sebastián de los Reyes se posiciona descaradamente con los mayores negacionistas de los problemas derivados de los residuos y la contaminación, demostrando no tener ninguna sensibilidad por el bienestar y la salud de las personas. ¿Pensaran igual sus militantes y votantes?

Atiza

vertedero1