San jose

Derribo en la colonia felina de la calle San José.

La colonia de San José es una de las colonias más conocidas de San Sebastián de los Reyes. Es la colonia de “al lado del bazar chino de la Avenida de España”. Esta ubicación ha sido durante años el territorio de una comunidad de gatos, hecho conocido en el consistorio tanto por quejas vecinales por los inconvenientes de una nula gestión de la población felina establecida, como por las quejas por la inexistente implicación municipal a favor del control y el bienestar de los gatos.

Esta semana, la casa en estado de abandono que servía de refugio ha sido demolida, sin que haya sido comunicada ninguna actuación de traslado de la colonia ni su nuevo paradero, ni siquiera a la gente que les proveía de alimento.

Hay que mencionar que según la Ordenanza Reguladora de la Tenencia Y Protección Animal (aún no actualizada a la Ley 4/2016, de 22 de julio, de Protección de los Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid) : “Los propietarios de inmuebles y solares adoptarán las medidas oportunas al efecto de impedir la proliferación en ellos de especies animales asilvestradas o susceptibles de transformarse en tales, siempre que estas medidas no supongan sufrimientos o malos tratos para los animales implicados.”

Por lo tanto, era conocido por la autoridad competente la existencia de la colonia y el no cumplimiento de las obligaciones para con los animales, ya que la única manera de evitar la proliferación sin dañar a los gatos es la esterilización. El corte de suministro de comida no solo causa sufrimientos en la colonia afectada, si no que las colonias adyacentes también resultan perjudicadas.

Y si era conocido el inminente derribo por la Concejalía Delegada de Urbanismo, Vivienda, Obras y Servicios, a través de una comunicación previa o una solicitud de licencia ¿por qué no se puso ningún procedimiento en marcha para proteger a unos animales que, según la anteriormente citada ley en vigor, están bajo la tutela de la Concejalía Delegada de Educación, Infancia, Salud y Consumo, Bienestar Social y Mayores? ¿Acaso no es maltrato iniciar el derribo sin asegurar la salida de todos los gatos? Sobre todo, teniendo en cuenta que los celos empiezan en febrero y la gestación en las gatas dura poco más de dos meses, lo que implica la posible presencia de lactantes y hembras preñadas.

Además, consultando el código penal, artículo 337, leemos que:

  1. Será castigado con la pena de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales, el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual, a
  2. a) un animal doméstico o amansado,
  3. b) un animal de los que habitualmente están domesticados,
  4. c) un animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano, o
  5. d) cualquier animal que no viva en estado salvaje.
  6. Las penas previstas en el apartado anterior se impondrán en su mitad superior cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:
  7. a) Se hubieran utilizado armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida del animal.
  8. b) Hubiera mediado ensañamiento.
  9. c) Se hubiera causado al animal la pérdida o la inutilidad de un sentido, órgano o miembro principal.
  10. d) Los hechos se hubieran ejecutado en presencia de un menor de edad.

Es decir, si un solo animal hubiera sido herido de las maneras recogidas y la ley engloba las conductas de acción y omisión y no es posible justificar un derribo sin desalojo ¿no implicaría esto comisión de un delito? ¿No sería necesario en este tipo de situaciones la presencia de una representación del Ayuntamiento e incluso de la policía para la redacción de un informe que despejara dudas sobre la actuación de todas las partes y evitara la posibilidad de lesión o incluso muerte? Es más, para atenerse de manera estricta a la legalidad, ¿no habría que resolver la situación de la colonia antes de cualquier actuación urbanística?

En este estado de desconocimiento, estaríamos encantados de recibir o de que fuera puesto en conocimiento público la, por nosotros y mucha más gente, ignorada actuación del consistorio en este caso. Las dudas sobre la seguridad de los gatos y el amparo que debería brindarles el gobierno municipal no han sido despejadas antes de la realización de los trabajos en San José, la gente que está viendo con preocupación su avance está esperando explicaciones antes de que lleguen a término.Después de tres años en el gobierno seguro que pueden ofrecer una alternativa que no sea MAIKAN ¿o no han avanzado nada durante todo este tiempo?

 

Noticias relacionadas

1 comentario

Los comentarios están desactivados.