4221396001_5723917214001_5723910565001-vs

¿El “entierro” de los conserjes de San Sebastián de los Reyes?

Ya anunciábamos en noviembre de 2019 que el pliego del contrato de “Servicio de Conserjería de Ayuntamiento de San Sebastián de lo Reyes” (CON 73/19) no pintaba bien. Lo que no podíamos sospechar es que llegara al surrealismo en el que se encuentra actualmente este servicio y, lo que es peor, la situación que deja a las 14 personas que cada día nos atienden en los diferentes centros municipales.

 

Sucesión de informes que dicen para luego desdecir: que si la situación política, que si no hay personal propio del ayuntamiento para cubrir el servicio  y hay que contratarlo, que si, que si,…. pero que no. 

Las personas dedicadas a  desempeñar las funciones de conserjes son responsables de la coordinación, el control de accesos a edificios municipales, así como la apertura diaria e información general a la ciudadanía en San Sebastián de los Reyes.

Parte de este personal ha contactado con Esloquehay para denunciar públicamente la falta de atención que han recibido y el nulo apoyo con el que han contado hasta ahora. “El 29 de diciembre nos dijeron que el Ayuntamiento había enviado un correo a nuestra empresa comunicando que el día 2 no teníamos que ir a trabajar. Nos despedían. Dos días después nos mandan los cuadrantes horarios para que acudamos a nuestros puestos de trabajado y a día de hoy no sabemos qué nos esperará mañana. Cuando preguntamos no nos dan respuesta.” Afirma una de las trabajadoras, que por miedo a presiones prefiere mantener su anonimato.

Tan solo hace unos días nuestra preocupación se centraba en que los partes de firmas visados por el Ayuntamiento no coincidían con las horas efectivamente trabajadas por el personal. Ahora observamos con estupefacción que lo preocupantes es si el personal mantienen sus puestos de trabajo.

El pliego que rige actualmente este servicio tiene posibilidad de prórroga de dos años tras su vencimiento, pero requiere comunicación fehaciente antes del vencimiento del contrato con una antelación de no menos de cuatro meses. Este contrato venció en agosto y nada sabemos de esta comunicación más allá de la recibida hace una semana, es decir, ocho meses después de lo que marca el pliego.

“El 31 de diciembre nos fuimos al Ayuntamiento porque no sabíamos que iba a pasar con nuestros trabajos. Nos reunimos con algunos concejales y nos dijeron no sabían nada, pero lo cierto es que por la tarde nos mandaron nuestros horarios de enero. Llevamos muchos años trabajando aquí, algunas más de 15 años. No nos merecemos esta incertidumbre, más en estas fechas, que en vez de pensar en compartir con nuestras familias la cena de nochevieja y el cambio de año, estamos temblando por que nadie nos dice nada claro y nos vemos en el paro. Hemos oído que quieren reubicar al personal que está en el cementerio municipal”

Y con el cementerio hemos topado. Ya hubo polémica hace unos meses cuando se inició la privatización del cementerio municipal, aumentando así la lista de privatizaciones a la que nos quieren acostumbrar.

Nos encontramos con contradicciones. Si en el cementerio trabaja personal propio del ayuntamiento, en concreto 3 personas, y el argumento del Gobierno Municipal para privatizar el cementerio era el elevado volumen de trabajo. ¿Cómo se podría llevar a cabo esa reubicación?

Evidentemente 3 personas vinculadas directamente al Ayuntamiento no son suficientes para cubrir los 14 puestos de conserje y su reubicación es contradictoria con el argumento que dio el Gobierno de Sanse sobre el elevado volumen de trabajo existente en el cementerio municipal.

Pero aún ahí más, los restantes trabajadores del cementerio pertenecen a otra empresa (PARCESA) y sus tareas son exclusivas del cementerio. Con lo que se estaría, a nuestro entender, cometiendo una ilegalidad ya que los pliegos de este contrato dejan muy claras las funciones que deben realizar y que nada tienen que ver con las de los conserjes.

Un cúmulo de despropósitos que tienen solución, pero que para que la haya, antes tiene que haber intención. Aún se está a tiempo.

Belén Ochoa