Segunda_Republica_espanola-Himnos-Reportajes_454715104_141193988_1024x576

El fin del trienio liberal del General Riego en Alcobendas

200 aniversario de la entrada de Louis-Antoine D´Artois en Alcobendas .

Un artículo histórico del trienio liberal en Alcobendas y del levantamiento del General Riego contra Fernando VII hace 200 años, escrito y publicado hace algunos años por Eduardo Andradas de Diego, actual portavoz municipal de Podemos en el Ayuntamiento de Alcobendas,  y que Esloquehay reproducimos y divulgamos nuevamente.

El 1 de Enero de 1820 se alzaba contra Fernando VII, el General Rafael del Riego, evitando colateralmente que se enviara un ejército español a América a apoyar a los realistas en contraposición de los anti-colonialistas Americanos. Tras someter al infame Borbón y Parma a jurar y respetar la constitución de 1812 y abandonar el absolutismo. Entre los partidarios políticos de Riego se encuentran Carbonarios (liberales-Insurreccionalistas), veintenos (una minoría de ellos republicanos) y comuneros, vinculados a grupos como los Hijos de Padilla. Este bloque sería principio del federalismo, el castellanismo y del mutualismo anarquista en el estado español en décadas posteriores. El fin de este periodo el primero progresista en la historia del país, tras la revuelta comunera del siglo XVI, finalizaría con la toma de Alcobendas por el ejército invasor y tiránico del Duque de Angulema y aquella OTAN del siglo XIX, la Santa Alianza. 

Alcobendas 1822, el liberalismo exaltado y comunero, comienza su revolución burguesa en la localidad, poniendo en venta las propiedades reales borbónicas del Bosque de la moraleja, encinas, palacio, dependencias y la explotación de la leña, se subastan para adquirir ingresos para la administración central. 

La Alcobendas, del trienio Liberal se recuperaba del pillaje Francés de una década antes y estaba más preocupada del extravió de sus mulas por los campos, que de la política de estado. La villa, era un destino apetecido para la nueva burguesía, por su cercanía a Madrid, tres leguas de distancia de la época y se construirán paradores a la vera del camino de Francia. Arteria de comunicación visitada en ese tiempo por un bandolero José Alonso Llorente llamado Pelayo, fugado de la cárcel de Colmenar Viejo y detenido por la milicia Nacional antes de la entrada del Duque de Angulema en España. El oligarca local, era en esa época Vicente Perdiguero, dedicado a la cría del toro y a la explotación agro-pecuaria. Un pueblo agrícola principalmente que poseía una fábrica de jabones, una taberna publica gestionada mediante arriendo, mucha viña, varios olivares y buen vino. Se prevén obras de alcantarillado, soportes de muro en el camino de Francia por el sector de Valdelatas y la construcción de un puente entre Alcobendas y la zona de Valverde de Fuencarral. 

El 3 de julio de 1822 se dio una subversión absolutista en la localidad, por el Alférez Agustín Miro, que estaba establecida en el municipio y secundaba la Sublevación de la Guardia Real con cuatro batallones, se había unido en Alcobendas a esta última, que penetró en el pueblo en búsqueda de alimentos y puso su unidad de caballería del príncipe al servicio de Fernando VII. Algunos sargentos desertan y se incorporan a los constitucionales. Los levantiscos serian derrotados en la Plaza Mayor de la capital por la milicia nacional. 

En la localidad es descubierta una conspiración contra-liberal, encabezada por el Teniente general Pedro Echevarri Hurtado que se entrevista con el cura absolutista Fernando Cañizares, entre los días 18 y 23 de Junio. Son detenidos por los pro-liberales y encerrados en la cárcel de Burgos. Pretendían promover un levantamiento Fernandino. 

En septiembre una columna de milicianos nacionales de Toledo, reforzada de un destacamento del Regimiento de Almansa, toma Fuencarral y reordena el Ayuntamiento opuesto al liberalismo exaltado. Tras dejar esa urbe se dirigen a Alcobendas y es recibido halagadoramente con vivas a la constitución. Los vecinos y vecinas esperan la entrada de la avanzadilla de caballería, cantando el himno de Riego y gritando libertad. La propia milicia nacional alcobendana había detenido a dos absolutistas conspiradores. Los liberales de Evaristo Fernández de San Miguel, jefe político de la provincia, comprueban el buen oficio de la villa y el buen disponer del consistorio en apoyo al gobierno del General Rafael del Riego. 

El 9 de Marzo estaba hospedado en Alcobendas, el coronel Andrés Egnaguirre, que acaba de dar refriega bélica con un grupo de caballería facciosa (Termino de la época) que se abalanzaron hacia el pelotón que guiaba por el Soto del Real, la colisión tuvo algunos heridos entre los absolutistas que huyeron dirección Colmenar Viejo. 

El 15 de Marzo de 1823, una columna móvil al mando del comandante Juan Palacín estacionada en Alcobendas, se enfrenta y desarticula una cuadrilla absolutista de 50 hombres dirigida por un tal Juanillo. La refriega dejó dos muertos y cuatro heridos y el combate se dio a caballo, sable, trabuco, fusil y carabina. En el choque armado destacan los constitucionalistas Ramón y Anselmo Perdiguero, vecinos de la localidad y labradores. Las operaciones continúan hasta el día 17 y son apresados los últimos Fernandinos en las proximidades de Buitrago del Lozoya. 

El 18 de Marzo, el “trienista” general Espinosa, antiguo responsable militar de Castilla la Vieja, pasa por Alcobendas con 3000 soldados y entra en Madrid, dejando una unidad estacionada en esta villa para control del camino de Francia. 

El 7 de Abril a petición del Felón Borbón Fernando VII un ejército francés invade la península, en su apoyo, regido por el Duque de Angulema. El día 17 de Mayo llegan a Somosierra, el 18 a Buitrago y el 19 al puerto del Molar. Y el 23 acceden a Alcobendas por la actual calle Marques de la Valdavia, subiendo por Libertad y tomando la municipalidad. Desde la plaza de la constitución (Hoy del pueblo) proclama la monarquía absoluta nuevamente y el fin del trienio liberal y España queda bajo la Santa Alianza dominada. Luis Antonio de Francia se aloja en lo que es hoy la Plaza del General Gómez Oria. 

El 2 de junio el Duque de Angulema, dispone una corrida de toros celebrando la liberación anti-liberal de Madrid, por supuesto Vicente Perdiguero cede siete toros de su ganadería. Un regimiento Francés del ejército de ocupación pasaba todavía el invierno instalado en Alcobendas, 10 años después la villa seguía tomada por el imperialismo realista y por tropas extranjeras. 

Los vecinos y vecinas que Vivian en la localidad son gente como Gerónimo Aguado Rodríguez, Santiago de Castro, Francisco Baena Núñez, Juan Rodríguez Baena, Rafaela López, Juan Hidalgo, Manuel Lara, Felipe López Valdemoro, Pedro Abella (Miembro de la diputación liberal de Madrid), Félix Sanz Palomares, Alfonso Valdemoro, José Pérez (Alcalde Absolutista tras el fin del trienio liberal) o los citados Perdiguero. Esos apellidos y sus descendientes retornarían a enfrentarse 113 años después, en un conflicto político y a empuñar el fusil otra vez, por la dicotomía de democracia o despotismo. 

Eduardo Andradas 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>