Huevo, gallina y heras

El huevo, la gallina, la M-50 y Javier Heras.

El portavoz de Más Madrid-Izquierda Unida-Equo en el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, Javier Heras Villegas, permitió con su abstención, y con sus elocuentes justificaciones, el inicio de la nueva operación urbanística de El Cerro del Baile.

Una iniciativa privada que convertirá el suelo limítrofe a la Dehesa Boyal, reserva de la biosfera, en un nuevo mar de hormigón, atravesado por la M-50, que hará desaparecer campo, cerro y horizonte, que aumentará la temperatura del municipio y que impondrá nuevas barreras al aire, sin dar soluciones a quienes el mercado no les ofrece un techo.

El proyecto del Cerro del Baile, según relató Juan Torres, portavoz de Izquierda Independiente, en el pleno municipal que lo aprobó, supone un enorme retroceso respecto a lo ya convenido entre propietarios del suelo y Ayuntamiento en 2016, siendo Alcalde, al igual que hoy, Narciso Romero, y Teniente de Alcalde Javier Heras Villegas, entonces representando a Ganemos Sanse, y hoy a Más Madrid. En ese acuerdo de 2016, suscrito por la Comisión Gestora de Propietarios del suelo y Ayuntamiento, se triplicaba el número de viviendas y metros cuadrados de aprovechamiento cedidos al municipio, respecto a lo aprobado hace unos pocos días por la corporación municipal. ¿Y por qué? Pues porque “la Comunidad de Madrid no aprobaría otra cosa”, así lo afirmó Narciso Romero, Alcalde del PSOE, el Vicealcalde, Miguel Ángel Martín Perdiguero de Ciudadanos, y el mismo Javier Heras, actualmente portavoz de Más Madrid-Izquierda Unida-Equo.

La operación Cerro del Baile contó con los votos muy, pero que muy mayoritarios del Pleno Municipal. PSOE, Ciudadanos, Partido Popular y VOX votaron a favor de la propuesta, 21 votos de 25. Izquierda Independiente y Podemos votaron en contra, 3 votos, y Javier Heras, se abstuvo. No hacía falta su abstención, tampoco parece que la aprobación definitiva de este Plan urbanístico sea tema baladí, por el que se pueda pasar de puntillas y que por todo posicionamiento político, ante una decisión que hipoteca de por vida al municipio, se opte por una abstención, un me da igual, un venga, un vale,…  ¿responderá esta abstención a la posición política de Más Madrid-Izquierda Unida-Equo?

Curioso y rocambolesco fue el argumentario de Javier Heras Villegas para justificar su abstención a esta iniciativa privada que no resuelve el problema de acceso a la vivienda de los más desfavorecidos y precarios. Por ejemplo, afirmó rotundamente que “en el Cerro del Baile todos los propietarios son privados, no hay suelo público, es muy difícil,  casi imposible, que desde la administración se pueda pilotar un desarrollo urbanístico cuando el suelo es 100% privado”, vamos que, para el Sr. Heras, los representantes políticos, igual da el espectro ideológico,  están para dar el visto bueno a lo que la iniciativa privada quiera.

Javier Heras no escatimó en extraordinarios juegos de palabras, ni en rebuscadas soluciones, que requieren también de extraordinario esfuerzo y atención de quién escucha.

“La operación Cerro del Baile lleva una década de atraso y las necesidades atrasadas se acumulan”, afirma el portavoz de Más Madrid. Cabe entender por tanto que para el Sr. Heras existen necesidades de vivienda atrasadas, sin especificar que viviendas son las que necesita nuestra realidad social. Ahora bien, para el portavoz y único representante de la formación de izquierdas, otra cosa son las “dotaciones”, los servicios de esos barrios, porque ¿qué es antes, el huevo o la gallina?, llegó a preguntar en relación a “en un barrio si no hay una necesidad no van a implantar dotaciones no necesarias cuando los recursos son limitados”. Reconoce Heras la necesidad de vivienda, pero no de dotaciones, es decir que quienes habiten el Cerro del Baile tendrán que demostrar que necesitan recursos educativos, sanitarios, de transporte, deportivos, zonas verdes… para que “a lo mejor” los tengan, para que las administraciones públicas se lo planteen, y para que la iniciativa privada que lleva a cabo, y se beneficia, de un nuevo desarrollo urbanístico se libere de tal servidumbre a priori. ¡Toma defensa de los servicios públicos y de los derechos de la gente!

Pero no bastaba con justificar la aquiescencia a una iniciativa que incrementa en 10.000 los habitantes del municipio, que construirá miles de viviendas a precios inalcanzables para la inmensa mayoría de trabajadores, que no contempla apenas servicios públicos, que reduce a una sola calle el carril bici,.. debía encontrar excusa para abstenerse a un proyecto que resucita a un fantasma, el cierre norte de la M-50. En un alarde de imaginación se atrevió a aseverar que “incluir reserva de suelo para la M-50 es una garantía para que no se ejecute la M-50”, “…si metemos viviendas a sus márgenes esto imposibilitará por impacto medioambiental la ejecución de la M-50”. Todo un argumento, y toda una regresión. Hace 23 años que la movilización ciudadana y un índice mínimo de cordura de los representantes políticos de entonces, llevó a desechar la reserva de suelo en nuestro territorio para tal infraestructura, como bien ha demostrado un documentado vecino del municipio en el artículo “Pirómanos de la verdad…” publicado en Esloquehay.

Asistimos sin sonrojarnos a una merma dramática de la calidad democrática, al retorcimiento de argumentos, a desdecirse de lo dicho, a olvidarse de lo comprometido, a traicionar confianzas y programas, a disfrazar la verdad hasta convertirla en mera caricatura, a situarse al socaire de las posibilidades, como dice Narciso Romero, en definitiva a convertir en quimera la vida pública, los derechos, y en negocio todo lo demás. Asistimos a este espectáculo esperpéntico, cuya representación se hace en nuestro nombre y a beneficio de terceros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>