B2E3FF0E-C883-EEA7-A94B9C9628AA30F1

En Sanse hay quien vende guantes de latex a 1€ el par. Estraperlo en tiempos del coronavirus.

“Repugnante” fue el calificativo que el primer Ministro Portugués dedicó a la actitud de Holanda en la reunión del Consejo Europeo del jueves. El ministro de finanzas de los Países Bajos se niega a compartir los gastos que esta crisis sanitaria está suponiendo para los países más castigados de la Unión Europea y plantea incluso una investigación para saber porqué España o Italia no pueden hacer frente a esta pandemia.

Repugnante es también quién especula en tiempos de necesidad y vende un par de guantes de latex a 1€, como hizo hasta hace unos días una farmacia de San Sebastián de los Reyes situada en la Calle Real.

No pudo definirlo mejor el mandatario luso: “Repugnante”. La insolidaridad, el egoísmo, la deshumanización ultraliberal, la Europa de los mercaderes que decía hace décadas Julio Anguita, ya se puso de manifiesto tras el “robo” que supuso la crisis financiera de 2008, que nos condenó sobretodo a los pueblos del sur de Europa a vivir en condiciones miseras, rozando la esclavitud, y que ahora se traduce en muertes y sufrimiento. 

Repugnantes son también las actitudes, aunque pequeñitas, que aprovechándose de una situación excepcional y vulnerable busca aumentar sus beneficios a costa de la necesidad y el miedo. A esto se le llama especulación, o estraperlo. La escasez de guantes en el mercado es evidente, la necesidad para evitar contagios también, sobretodo entre la población más expuesta o más vulnerable, y mientras las farmacias permanecen abiertas cumpliendo su función social y vendían, porque ya casi no hay, pares de guantes a un precio razonable (0,10 céntimos de euro), en San Sebastián de los Reyes había quién los almacenaba, y vendía a 1 euro, o lo que es lo mismo 50€ la caja de cien unidades. Hay vecinos y vecinas que afirman haberlos pagado a ese precio en una Farmacia de la Calle Real.

La sociedad del libre mercado es el principio de la gran tiranía a la que está sometida la humanidad y el Planeta. La Economía de Mercado sitúa el derecho al beneficio espurio de unos pocos frente a la necesidad de unos muchos, por más que en su teoría pretendan colarnos la voluntariedad de las relaciones entre vendedores y compradores. Estos días terribles que vivimos, deja bien a las claras como el ultraliberalismo económico o capitalismo salvaje, en el que lleva el mundo anclado ya tantas décadas, ha llevado al planeta al colapso, a legiones de pobres y desposeídos, y ahora a la vulnerabilidad más calamitosa. 

Hoy todo el mundo quiere comprar lo mismo: respiradores, mascarillas, guantes, gafas, medicamentos… Los Estados los grandes compradores de hoy, lo necesitan ahora, y ahora no hay todo lo que necesitan, el mercado no les provee. Deben pagar al contado, a precios especulativos, y las mercancías pueden tardar semanas, aunque la enferma precise el óxigeno hoy o las trabajadores no puedan posponer el riesgo al contagio para la próxima semana.

China dona material sanitario, Cuba médicos y medicamentos, Rusia virólogos y equipos médicos, Alemania y Francia vetan las exportaciones de mascarillas a Italia, y ahora, tras la cumbre europea del pasado jueves, Holanda, otra vez Alemania, Austria o Finlandia nos ofrecen un nuevo rescate, un nuevo austericidio, para salir de la crisis brutal del coronavirus. 

Pero un contagio de millones de actos generosos, altruistas, solidarios, fraternales rompen la fronteras nacionalistas, terruñistas y las reglas del mercado y cortan y cosen mascarillas, fabrican viseras o gafas con impresoras 3D, o donan las camas que no usan, rebuscan en sus almacenes y regalan guantes, máscaras de buceo, sábanas, toallas,… construyen kilómetros de tuberías para proporcionar óxigeno a quién lo necesita, o doblan turnos en el hospital, o no libran, o desinfectan nuestras calles o se quedan en su casa y aplauden en los balcones…en un más necesario que nunca “¡Todos para uno y uno para todos!”.

Generosidad e Inteligencia no se venden a un euro el par.

 

 

Los compradores hoy, no encuentran en el mercado lo que más necesitan. O no lo tiene, no oferta, o no en la suficiencia de la demanda, o no a los precios y condiciones de pago de quien compra. Hoy los compradores son los Estados y las gentes. Y los vendedores los especuladores

Después de algunas gestiones…my hija y yo …hemos conseguido que gentuza usurera… avariciosa y poco solidaria como es la señora dueña de la farmacia
REAL 58 de S. S. de los reyes…sacará a la venta un montón de cajas de guantes a su “justo” precio…las tenía almanezadas y vendía( hasta ayer) 1 par de guantes a 1 euro…hoy vende la caja de 100 a 13’95…total 37 pavos se embolsaba de más…hasta que se ha visto pillada …sinvergüenza!! …En la farmacia de la Plaza de la fuente venden también pares sueltos a 10 ctmos el par…si lo podéis publicar os lo agradecería …según nos dijo la policía… esto no está legislado y no pueden hacer nada más que ponerlas la cara colorada…gracias