dedocracia

La izquierda de Sanse prefiere elegir a dedo

El pasado lunes 3 de Octubre se publicaba en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) una resolución con fecha 21 de Septiembre firmada por el concejal-delegado de Recursos Humanos, Javier Heras (Ganemos Sanse) en la que, tras acuerdo por unanimidad de toda la Junta de Gobierno (sí, el tripartito de izquierdas, PSOE + II + GS, todos a una), se modifica el procedimiento de provisión del puesto de secretario/a general del Pleno, sustituyendo el concurso de méritos por la libre designación. Es decir, acuerdan entre todos poder elegirlo a dedo. Y son los mismos partidos que este verano aprobaban una moción contra la imposición “a dedo” de la dirección de los colegios públicos. 

La Junta de Gobierno es un órgano municipal donde se toman muchas (si no casi todas) las decisiones del Ayuntamiento. Está integrada por Narciso Romero, Tatiana Jiménez y Andrés García-Caro del PSOE, Rubén Holguera y Belén Ochoa de Izquierda Independiente y Javier Heras de Ganemos Sanse. Los 6 estaban presentes en la sesión del 21 de Septiembre en la que se acordó la resolución indicada como se puede comprobar en el acta de la misma.

¿Es legal? Sí. La Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local, establece en su artículo 92 bis que “Excepcionalmente, los puestos de trabajo reservados a funcionarios de administración local con habilitación de carácter nacional podrán cubrirse por el sistema de libre designación”. Es el caso del secretario del Pleno, cuyo puesto debe cubrirse por un funcionario de administración local con dicha habilitación.

¿Es ético? En palabras de Juan A. Morales, Secretario General de la Sección Sindical de UGT en el Ayuntamiento, “no, la forma de gobernar del tripartito desde luego no es de izquierdas…aquí se está utilizando la arbitrariedad, no todos los empleados municipales tienen las mismas oportunidades: a unos se les asciende, a otros se les dan complementos… Es una modificación de RPT (Relación de Puestos de Trabajo) que ha sido aprobada en Junta de Gobierno sin negociar con la representación de los trabajadores. La RPT debería estar al menos negociada, no consensuada o aprobada, pero sí negociada, y en este caso ha ido directamente a Junta de Gobierno y además vuelve a utilizar una fórmula que efectivamente la ley la contempla, que en lugar de utilizar un sistema de provisión por concurso, lo cambian a libre designación. No hay excepcionalidad en este caso, no hay una causa justificada que diga que por concurso no y libre disposición ahora sí, cuando siempre ha sido por concurso. El concurso es un procedimiento de libre concurrencia en el que se puntúa conforme a unos baremos y la libre designación es más subjetiva.

El anterior secretario general del Pleno, Enrique Seoane, se jubiló el pasado 20 de Septiembre tras casi 25 años en el puesto. Al ser funcionario de carrera, y no haber solicitado la prolongación de su vida laboral en los plazos establecidos, la fecha de su retiro debía ser conocida por los responsables de Recursos Humanos del Ayuntamiento, por lo que el argumento que esta modificación responde a criterios de agilidad no se sostiene, y demuestra la falta de previsión de nuestros responsables municipales, y más concretamente de Javier Heras, quien hace unos meses sumó a sus ya de por sí extensas funciones, las atribuciones de recursos humanos del consistorio. El proceso anual que convoca el Ministerio de Administraciones Públicas se ha resuelto a finales de Septiembre, por lo que, con un mínimo de previsión, se podría ya tener cubierta la vacante apenas unos días después de la jubilación del anterior secretario y sin tener que recurrir a procedimientos poco claros. Aún así, ahora mismo está siendo sustituido por otro funcionario, un jefe de servicio de asesoría jurídica, y esta circunstancia se podría prolongar hasta mediados del año que viene que se resolviese un nuevo concurso anual.

Además, conviene recordar que es uno de los puestos de trabajo con mayor retribución dentro de la escala del Ayuntamiento, ya que sólo puede ser desarrollado por funcionarios del grupo A1 (el más alto, y, por tanto, el que recibe una mayor remuneración) y tiene asignado un complemento específico (a sumar al sueldo) de 40.139,26 euros.

El hecho de nombrar a dedo y no mediante concurso de méritos a la persona que tome posesión de este cargo (se rumorea que podría ser una funcionaria del Ayuntamiento de Majadahonda) lleva aparejado otra consecuencia. La ley reguladora de las Bases del Régimen Local establece que “en caso de cese de un puesto de libre designación, la Corporación local deberá asignar al funcionario cesado un puesto de trabajo de su mismo grupo de titulación”. Esto significa que, si algún día este funcionario o funcionaria es cesado en sus funciones, el Ayuntamiento tendrá que asimilarle en su plantilla a pesar de que provenga de otro consistorio.

Con este cambio, de los 9 puestos con que cuenta el Ayuntamiento en su relación de puestos de trabajo para 2016, dentro de los órganos directivos, 7 serán cubiertos a dedo y únicamente el Interventor y el Tesorero se cubren mediante el procedimiento de concurso.

Sorprende que, como denunciaba UGT hace unas semanas, en apenas un año (entre los meses de Junio de 2015 y 2016) los distintos responsables de RRHH del Consistorio (Ramón Sáchez Arrieta, Narciso Romero y Javier Heras) hayan utilizado hasta en 14 ocasiones el mecanismo de las comisiones de servicio y las atribuciones temporales, en lugar de iniciar procesos en los que todos los trabajadores y trabajadoras municipales pudiesen concurrir en igualdad de condiciones. Este dato contrasta con las 17 ocasiones en las que fue utilizado por el anterior equipo de gobierno del Partido Popular durante los 4 años de la última legislatura.

Ni el Concejal de Recursos Humanos, Javier Heras, ni nadie del Grupo Municipal de Ganemos Sanse ha querido realizar declaraciones al respecto, incumpliendo el artículo 1.4 del código ético de la formación que dispone que es obligación de todos los cargos electos y de libre designación “Hacer públicos los criterios de contratación de los cargos de libre designación”. En una lectura superficial pueden argumentar que lo han hecho publicándolo en el BOCM, pero es un derecho de la ciudadanía conocer qué motivos impulsan al Gobierno Municipal a contratar a dedo al personal. El director del Grupo Municipal de Izquierda Independiente, Juan Torres, y la portavoz del PSOE, Tatiana Jiménez, han declinado también hacer declaraciones a este medio, demostrando una vez más que la transparencia no es uno de los principios fundamentales por los que se rige su acción de gobierno.