plataforma sanidad

La Plataforma Sanidad Pública Zona Norte, portavoz de la 83ª Marea Blanca

A continuación reproducimos el comunicado enviado por la Plataforma Sanidad Pública Zona Norte en relación a la celebración de la 83ª Marea Blanca:

El próximo 18 de agosto, como viene siendo tradicional, se celebrará una nueva edición de la Marea Blanca en Madrid. En esta ocasión será la 83ª ocasión en que la ciudadanía saldrá a las calles para reclamar la defensa de la sanidad Publica, contando para ello, en la misma, con uno de los portavoces de la Mesa para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, que será nuestro compañero, de la Plataforma Sanidad Publica Zona Norte, Rafael Romero.

El manifiesto de esta  83ª Marea Blanca,  que se celebrará ante el Ministerio de Sanidad, como cada verano, expresara nuevamente nuestro rechazo a las políticas que actúan asfixiando los servicios sanitarios: con instrucción de menos medios y aumento de la escasez de personal alegando razones estivales; inasumible, absurdo, interesado y peligroso. Enfermedad, malestar y dolor no saben de verano, ni de vacaciones. Un servicio público debe ser garante de atención durante 24 horas, los 365 días del año; por ello, el lema será “La Atención Primaria en liquidación” por un modelo de gestión que no concibe el modelo público como debe, sino  bajo parámetros mercantilistas en el que restricciones y recortes son su “pan de cada día”.

Además, y después de la elección de la nueva Presidenta de la Comunidad de Madrid, la señora Díaz Ayuso, del Partido Popular, apoyada por Ciudadanos, miembro de su gobierno, y por la extrema derecha de VOX, tendremos la obligación de recordarles que  seguiremos  denunciando el deterioro provocado y la reprobable perfidia política que, de seguir en ello, permitirá continuar con enormes listas de espera, sangrantes situaciones en urgencias, cierre de camas y eliminación de personal  así como el brutal recorte presupuestario de 2013 para los centros de Atención Primaria, que originó una fuga de profesionales a otras comunidades, a otros países y a la sanidad privada. Esto dio lugar a un  gran recorte de plantilla,  aumentando la precariedad laboral e incrementando la sobrecarga laboral existente. 

Como consecuencia, nos encontramos ante un panorama desolador. La Atención Primaria  no resulta atractiva para los nuevos profesionales, en especial para los pediatras.  Este problema se veía venir pero no se ha querido resolver para así aumentar el deterioro de la misma y que sean también,  los escasos médicos de familia los que asuman las tareas de pediatría (tengan o no experiencia en ello). Con este panorama, resulta lógico entender que LAS ACTIVIDADES COMUNITARIAS, como son educación, promoción y prevención de la salud, apenas sean visibles o estén desaparecidas.  

Las listas de espera en Atención Primaria cada vez son mayores. La reciente agresión, por parte del anterior Gobierno de la Comunidad de Madrid, sustentado en los mismos partidos que ahora vuelven a hacerlo, fue  la propuesta de  modificación de horario en el turno de tarde. Que se traduce en la reducción de horario de cierre de citas a las 18h, y a partir de las 18:30h, será un retén de varios profesionales que atenderán como si fuéramos a la urgencia, pero no serán ni su médico, pediatra y enfermera de referencia. Por tanto se rompe esa confianza y se imposibilita la continuidad asistencial. Desaparecen los equipos multidisciplinares. Esta decisión se tomó con total opacidad, de espaldas a la ciudadanía, todo en base a la supuesta  preocupación de la familia y a la necesidad de conciliación familiar.  Pero, sabemos que la solución pasa por aumentar presupuesto y dotar de recursos humanos en función del aumento poblacional.  La Atención Primaria es el primer nivel asistencial y el más barato. Si continúan deteriorándolo, se derrumba todo el Sistema Nacional de Salud.

Con la nueva formación Gobierno de la Comunidad, Díaz Ayuso, Presidenta de esta Comunidad,  en unas de sus múltiples declaraciones, nos hablaba de libertad de elección, menos impuestos y mejora de servicios públicos. Nos gustaría saber cómo pretende, con estas medidas dar mejores servicios y cómo podemos tener libertad de elección de médico, cuando se está recortando servicio de atención al ciudadano.

En esta 83ª Marea Blanca, también seguiremos denunciando todos los servicios privatizados de los Hospitales Públicos, que afectan a personal no sanitario, pero igualmente necesario, como son celador@s, , administrativ@s, limpieza, cocina, mantenimiento, lavandería…., para que su gestión sea pública 100%. En el año 2013 se privatizó la Lavandería Central a favor de la empresa FLISA, que forma parte del grupo empresarial de la Fundación ONCE. La adjudicataria pretendió bajar el sueldo de los trabajadores a la mitad de lo que estaban recibiendo, poco más de 600 euros. Estuvieron 42 días de huelga y consiguieron un sueldo de 800 euros y de una media de 1100 euros que estaban percibiendo cuando era público. La capacidad productiva de la lavandería fue disminuyendo durante la tramitación del expediente del contrato. El contrato consistía en: recogida de ropa sucia, transporte, clasificación, plegado, costura, empaquetado, expedición  y reparto de ropa limpia. La empresa cuenta con 27 lavanderías industriales propias, tiene 3.600 trabajadores, de los que el 87% son personas con discapacidad.

Los trabajadores  denuncian que la empresa no respeta las barreras de seguridad e higiénicas exigidas y el personal de los centros sanitarios se queja de que no llega la ropa que necesitan y la que llega no siempre está en buenas condiciones de uso (sucia, rota, mal olor, húmeda…). La prórroga del contrato de la Lavandería finaliza el próximo mes de noviembre, por lo que sería el momento de revertir al sistema 100% público.  

Seguimos con la grave situación de Urgencias y con la agresión a profesionales de la Sanidad Pública.  Para ocultar la mala gestión que se viene realizando en Hospitales Públicos, esta Consejería no ha tenido escrúpulos para cesar a profesionales que velan por dar un Servicio Público de Calidad, como es el caso del Servicio de Urgencias del Hospital “La Paz”. No se entiende que profesionales que han accedido a sus respectivos puestos vía concurso público, presentando una memoria y un proyecto, sean apartados de sus puestos sin haber cumplido el periodo de tiempo reglamentario, antes de defender de nuevo su gestión, que como dice la ley, es de cuatro años, y sin que se haya seguido el procedimiento administrativo correspondiente. El delito cometido, es pedir más recursos humanos, necesarios para cubrir los meses de verano en el servicio de urgencias. Esta es la forma de actuar de la Administración Sanitaria actual de la Comunidad de Madrid, tanto con los recursos sanitarios como con los profesionales.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>