La Asamblea de Sí Se Puede SanSe podría pedir mañana la dimisión de Iván Cardador

Las nóminas de Cardador

Iván Cardador, el todavía portavoz del Grupo Municipal de Sí Se Puede Sanse, lleva casi un año sin publicar sus nóminas, tal y como le exige el código ético de la formación por la que se presentó a las elecciones municipales. También incumple de manera sistemática la obligación de dedicar todo lo que exceda de multiplicar por 3 el salario mínimo interprofesional a proyectos sociales de ámbito local. Desde que es concejal sólo certifica haber donado 900 euros de los aproximadamente 3.500 que debería haber aportado a causas sociales.

En su Código Etico, los cargos electos de Sí Se Puede asumen “la total transparencia de sus ingresos por cualquier concepto y la obligación de rendir cuentas públicas y asumir la gestión transparente de su patrimonio“.  Más adelante se incide lo mismo en otro artículo de dicho reglamento, donde se especifica el “compromiso de transparencia y la rendición de cuentas a lo largo y al final de su actividad y gestión como representante público“.

Cardador venía cumpliendo con estos requisitos de manera puntual en la web del grupo municipal colgando todas sus nóminas hasta Diciembre de 2015. Después, inserta de golpe en un archivo adjunto las nóminas de Enero de 2016 hasta, según indica, Julio de dicho año, pero revisando el contenido del fichero se puede ver una pequeña trampa, ya que la última retribución corresponde al mes de Julio, sí, pero de 2015. Después, nada más se sabe. Desde hace unas semanas aparece en la página principal un aviso indicando que están actualizando a una nueva página web, pero mientras tanto siguen incumpliendo el compromiso adquirido, no sólo con su partido, sino con toda la ciudadanía.

Más sangrante es el caso de las donaciones de los importes que superan el triple del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Cardador percibe un salario neto aproximado de unos 2.250 € mensuales, con 14 pagas, por lo que debería dedicar unos 300 euros al mes a causas sociales para cumplir con el código ético. La única justificación que se encuentra en la web acerca de este asunto es una tabla donde aparecen tanto las aportaciones (se supone que de Cardador, ya que no hay registro documental de las mismas), como las donaciones. Dicha tabla comprende el período entre el 31 de Julio de 2015 y el 31 de Marzo del año siguiente, es decir, el portavoz del Grupo Municipal de SSP lleva más de un año sin actualizar esos datos.

Yendo a los pocos datos que se pueden extraer de dicha tabla se puede inferir que Cardador, que tiene un sueldo bruto anual que supera los 54.000 euros, habría aportado a la organización un total de 2.900 euros en casi dos años de concejal. Todo parece indicar que el destinatario sería Podemos y no SSP, lo cual conllevaría otro incumplimiento más del código ético. Sin embargo, de esas aportaciones y en dicho lapso de tiempo, sólo se habrían donado a proyectos sociales un total de 900 euros, también en este caso sin aportar justificantes de dichas contribuciones. De esos 900 euros, la mitad habrían ido a organizaciones (ACNUR y Banco de Alimentos) que exceden el ámbito local como exige la normativa del partido.