os_fantasmas_de_scrooge_2009_g

Llega a Sanse el Parque de las Navidades “Pasadas”

Sanse estrena Parque de la Navidad y entra en esta carrera creciente de municipios y ciudades por ver quién lo tiene más grande, más luminoso… a pesar de estar celebrando la Cumbre contra el Cambio Climático en nuestro país en estos días, y de haber declarado en el municipio la Emergencia Climática hace casi tres meses.

“Family Fest Xmas´19”, así se llama el evento “estrella” organizado por el gobierno municipal de San Sebastián de los Reyes para las fiestas navideñas. Estará situado en el Parque de La Marina y, como bien explica la Revista municipal La Plaza, no faltarán amplias carpas climatizadas, pista de patinaje y tobogán de hielo gigante.

Pues como si no pasara nada, o como si quienes nos gobiernan anduvieran “como vaca sin cencerro”, Sanse hará una nueva y generosa aportación a la huella de carbono estas Navidades. Del 20 de diciembre al 7 de enero un Parque de la Navidad, con un nada navideño nombre (El FamilyFest XMAS’19)albergará 5 zonas comerciales y una zona municipal destinadas a “Una Navidad en familia”.

La Carpa Municipal Sanse – 240 m2 para conciertos-, Funny Zone – Carpa Climatizada-, Snow Zones – gran pista de patinaje de 200 m2 y un tobogán gigante de hielo natural de 9 metros de altura y 30 metros de largo- Santa´s Village –visita y actividades en la Casa de Papa Noel-, el Tren de la Navidad, y Zona de Restauración.  Las actividades que se desarrollen en la carpa municipal serán gratuitas, las de las 5 zonas restantes previo pago.

El pasado septiembre el Pleno del Ayuntamiento declaraba el municipio en “Emergencia Climática” y entre los compromisos se comtemplaba “la reducción de las emisiones de CO2″ y la puesta en práctica de “políticas encaminadas a la sensibilización de vecinas y vecinos sobre el cambio climático”. Estamos en Diciembre y al Consistorio que cuenta con Alcalde y ViceAlcalde, de PSOE  y Ciudadanos respectivamente, se les ha ocurrido colaborar ante esta “Emergencia” con la contratación de actividades no precisamente sostenibles medioambientalmente.

Fue en el año 2015 cuando Ada Colau, Alcaldesa de Barcelona, decidió no autorizar la pista de hielo que venía instalándose en la Plaza Cataluña con motivo de las Fiestas Navideñas. Las razones, “su escasa sostenibilidad en términos económicos y medioambientales”, pero bueno aquello es Cataluña. 

Nada novedoso en San Sebastián de los Reyes, ni fuera del mercado y de su esquema, ni una propuesta que siquiera disimulara la farsa, que acaso les justificara una pizca ante tanta desfachatez. A pecho descubierto los gobernantes compran en el mercado las actividades o servicios para su pueblo y se las “venden”, no les da el ejercicio de la política para concebir nuevas formas, o diferentes al menos, para creer un poco más en su gente e implicarles, promover su creatividad y su responsabilidad, darles categoría de soberanas y permitirles vivir y desarrollarse en un entorno sostenible. ¿No les da al menos para no mentir?

Esas Navidades gubernamentales, y esas propuestas están “pasadas”. Pasadas de impacto medioambiental incomprensible, inasumible. Pasadas por su falta de originalidad. Pasadas porque son de otro tiempo, de un tiempo que tal vez nuca debió ser.

El Fantasma de las Navidades Pasadas, como en el Cuento de Navidad de Dickens, nos conmina a cambiar el rumbo. Buena lectura para estos días, para estos tiempos, a pesar de sus casi 200 años de historia.