IMG-20161126-WA0001

Muere Fidel Castro, no le mataron.

Ni una, ni dos, ni diez, ni cien, fueron al menos 638 las veces que intentaron asesinar a Fidel Castro. Pero no le mataron, ha muerto hoy 26 de noviembre de 2016 en su tierra, en La Habana.

Hoy se despide en Madrid a un comunista y poeta de 96 años de edad y 73 de vida, Marcos Ana, y en la Habana al comandante de la Revolución Cubana.

Diminuta franja de tierra que emerge frente a las costas del coloso mundial, y sin embargo símbolo de resistencia, es Cuba. 

Cuba, como la “farsa monea” se desembarazó del colonialismo español allá por 1898, para pasar a ser territorio tutelado por los EE.UU, y el último de sus representantes, Fulgencio Batista, fue derrotado por esos hombres barbudos, y alguna mujer, que durante 25 meses organizaron la revolución en Sierra Maestra. Por cierto, el sanguinario Batista, que acabó con la vida de 20.000 cubanos en siete años, murió en Marbella, territorio español, allá por 1973.

Hoy dicen los diarios y los noticieros que ha muerto Fidel el último líder comunista, un sanguinario otros, un dictador muchos.

Fidel el hombre, historia antes de morir, es uno de esos personajes destacados y destacables porque así lo decidió su voluntad, su insumisión, sus sueños y su tiempo. Fidel y cuantos cubanos y cubanas han sorteado una Ley Helms Burton que como almohadón contra el gaznate axifia, y más de 50 años de asedio, y un muro, el de Berlín, que se les calló encima, como también a muchos de nosotros, son símbolo de resistencia, de no doblegamiento. 

Y no me importa el mito, y no adoro imágenes, y no invoco a dioses, ni santifico a mortales, pero si reconozco, y observo, comparo y cuento… Y cuento lo que me conmueve y lo que me importa, en homenaje a quién y a quienes encontraron el sentido de sus vidas, y entregaron las suyas propias a la causa común de la humanidad. De una humanidad no egocéntrica, que debe desterrar la avaricia y sembrar generosidad para encontrar justicia y felicidad.

En Cuba la enseñanza, incluso la universitaria, es gratuita. El programa “Yo si puedo” ha logrado erradicar el analfabetismo. Según la UNESCO es el único país de América Latina y el Caribe en cumplir la meta del milenio “Educación para Todos”.

La esperanza del vida en la isla supera los 80 años, a pesar de los años de restricciones. La tasa de mortalidad infantil es una de las más bajas del mundo, gracias entre otras cosas al sistema sanitario universal y gratuito. Y ha llevado a la ONU en varias ocasiones a destacar a Cuba como país con Desarrollo Humano Alto, y es el que con menos ingresos per cápita alcanza esta calificación.

La llamada “Operación Milagro”, ha devuelto la visión a más de un millón de personas en América Latina y el Caribe. Apenas el 50 % de la humanidad tiene acceso a atención oftalmológica, pero Cuba ha instalado 49 centros oftalmológicos y 82 hospitales en América Latina.

Las Naciones Unidas dicen de Cuba que es el paradigma en la aplicación del marco Sendai para la Reducción de Riesgos de Desastres 2015-2030. Y para el mismo organismo “el sistema de salud cubano tiene valor de ejemplo para todos los países del mundo”.

Y en Cuba no hay partidos políticos, no, pero todas las personas pueden votar y ser votadas cumpliendo los 16 años. La inscripción es universal, automática y gratuita. Su sistema institucional se basa en la elección de delegados de circunscripción que se agrupan en consejos populares e integran las asambleas municipales. Los candidatos son propuestos y elegidos por los vecinos y vecinas en reuniones públicas de los diversos barrios que componen cada circunscripción electoral, no por partidos, no. El voto es libre, secreto y directo.Ningún representante, diputado o delegado recibe un beneficio por desempeñar su cargo; el Estado les paga un salario exactamente igual al que tenían en sus trabajos antes de desempeñar el servicio público, empleo al que regresaran una vez finalizado su mandato. La rendición de cuentas y el mandato revocatorio son componentes destacados del sistema electoral.

Y ya vendrán otros a hablar de las libertades, esas tan ausentes en Cuba y tan prolijas y accesibles en el resto del mundo.

Fidel, descansa en paz. Descansa por por cada una de esas 638 veces en las que desde Eisenhower a Clinton, intentaron eliminarte, y sobre todo porque:

“Cada año 80 mil niños mueren en el mundo víctimas de enfermedades evitables. Ninguno es cubano”.

“Esta noche 200 millones de niños dormirán en las calles del mundo. Ninguno es cubano”.