becas-libros

No hay dinero para becas, pero sí para toros y asesores

El Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes adeuda a casi 1.000 familias el importe de las ayudas para libros de texto y material escolar desde hace 4 meses. El 30 de Septiembre era la fecha límite para que los adjudicatarios presentasen las facturas, por lo que los pagos deberían haber comenzado durante el mes de Octubre. Sin embargo, a 25 de Enero no se ha pagado ni una sola de las ayudas y lo que es peor, las explicaciones que se dan desde el gobierno municipal inducen a pensar que todavía van a tardar unos meses. Mientras tanto, el presupuesto de Festejos no sufre ningún recorte y se celebra de nuevo una capea durante las fiestas de San Sebastián, y la nómina de asesores contratados a dedo por el Consistorio no deja de crecer.

El 7 de Abril de 2017 concluía el plazo para que aquellas familias que quisieran optar a una ayuda de libros y material escolar pudiesen presentar la solicitud. En el mes de Junio se publicaban los listados definitivos en virtud de los cuales 976 familias deberían recibir entre 50 y 130 euros para aliviar en parte la carga que supone la vuelta al cole de sus hijos e hijas, dándoles el mes de Septiembre como plazo para justificar con facturas el gasto subvencionado.

El procedimiento puesto en marcha por el anterior equipo de gobierno, del Partido Popular, suponía un cambio con respecto como se venían gestionando estas becas. Cuando la Comunidad de Madrid otorgaba estas ayudas, las familias recibían un justificante y eran las librerías donde adquirían los libros de texto quienes cobraban después del gobierno regional. Pero con el sistema implantado por el PP, y mantenido por el actual equipo de gobierno municipal, son los beneficiarios quienes tienen que adelantar el dinero, y esperar después que el Ayuntamiento se lo devuelva.

Un caso similar al cambio en el procedimiento de adjudicación de las becas de comedor que puso en pie de guerra a colegios y AMPAs el pasado curso, cuando Jussara Malvar decidió dar el dinero directamente a las familias en lugar de a los centros educativos, que se encontraron con múltiples impagos y una deuda creciente con las empresas de comedor (véase ¿Ayudas sociales o malgasto económico?).

Preguntada en el pleno del pasado 18 de Enero, la Concejala de Servicios Sociales, Jussara Malvar, rehusó dar explicaciones al respecto. Fue su compañera Tatiana Jiménez, Concejala de Hacienda, quien salió al paso para indicar que “un cambio de normativa y otros factores como el cierre del año han hecho que haya sido imposible efectuar el pago de las ayudas a día de hoy y se está trabajando de forma intensa para que esto se produzca lo antes posible“. Sus palabras posteriores han llenado de inquietud a las familias, pues denotan que el pago tardará en realizarse: “si hubiera alguna familia con una necesidad urgente para recibir esta ayuda de libros puede acudir a Servicios Sociales donde se les hará la evaluación pertinente y se les tramitará la ayuda de emergencia si así se estima conveniente“.

No tiene en cuenta la señora Jiménez, que cobra cerca de 55.000 euros al año, que los Servicios Sociales de Sanse están desbordados desde hace algunos meses, por lo que cualquier trámite para conseguir una ayuda de emergencia por parte de las familias se demoraría al menos 2 meses. Un retraso que es inasumible cuando estamos hablando de familias que ya han sido valoradas (para poder ser adjudicatarias de las ayudas tienen que cumplir unos criterios económicos) y cuya capacidad económica no puede hacer frente a una inversión que en algunos casos se multiplica por dos, tres o cuatro hijos en edad escolar.

Desde una de las familias afectadas, esperando a recibir la ayuda correspondiente a dos hijos, nos indican que “en nuestro caso son 230€, es un gasto que hace mella, con ese dinero podríamos pagar varias facturas. Algunos nos podemos sostener haciendo malabarismos, pero hay otras familias que no. Es una jodienda“. Añade que “nunca antes se habían retrasado tanto, es inaudito y lo más triste de todo es que se siguen haciendo festejos“. Sobre la respuesta de Tatiana Jiménez comenta que “es una vergüenza, yo no puedo perder un día para solicitar una ayuda que ya tengo preconcedida, quitando esa opción a una persona que esté en una situación más difícil, me parece un despropósito“.

Otras 263 solicitudes no eran aceptadas por “finalización de crédito”. Es decir, reunían todos los requisitos para ser beneficiarios de dichas ayudas pero la cuantía destinada por la Concejalía de Servicios Sociales (100.000 euros) era insuficiente para dar respuesta a la demanda de muchas personas. Con apenas 25.000 euros se podrían haber cubierto todas estas solicitudes, poco más de lo que paga el Ayuntamiento a la empresa que gestiona la plaza de toros por organizar la capea de las fiestas de San Sebastián. Esos 25.000 euros son menos dinero del que cobra el asesor (personal contratado a dedo por los grupos políticos) que menos cobra. Entre los dos partidos que componen el actual equipo de gobierno, PSOE y Ganemos Sanse, suman 8 concejales, pero tienen contratados un total de 10 asesores a jornada completa que cobran entre 27.710,34 y 52.121,84 euros anuales. Si sumamos el coste de la Seguridad Social el Consistorio estaría gastando más de medio millón de euros en estos 10 asesores, 5 veces más de lo que invierte en ayudas de libros de texto.

Belén Ochoa, concejala de Izquierda Independiente indica que “estamos muy preocupados por la situación a la que este gobierno, que se dice de izquierdas, está llevando a las familias más necesitadas de Sanse. Una buena educación es básica para el desarrollo de una persona, y sólo se puede conseguir con el material necesario. Esperamos que el gobierno tome nota y abone, a la mayor brevedad posible, el dinero de estas importantes ayudas”.

1 comentario
  1. Rubén
    Rubén Dice:

    Si tantos asesores necesitan es que son incapaces de realizar su labor. O sea, no valen ni una mierda, son ineptos de solemnidad. Que se vayan a sus casas y dejen sus puestos a otros menos inútiles.

Los comentarios están desactivados.