guardar

Quiero llegar a casa siendo libre, no valiente

Marta Varela González es una de esas mujeres valientes y libres que han hecho posible este sueño: esloquehay. Estuvo aquí desde la génesis, acompañándonos, animándonos, ayudándonos a ser mejores. Y aquí sigue, luchando por un mundo mejor; destapando silencios cómplices o estúpidos; reclamando su sitio, el tuyo, el nuestro: el de las mujeres y los hombres que quieren ser libres. Esloquehay reproduce a continuación la carta que hoy nos ha enviado Marta, una de esas mujeres que quiere construir, que está construyendo, un Sanse libre. [La imagen que ilustra este artículo ha sido extraída de un vídeo de Enia, este].

Estamos hartas. Hartas de que, a diario, aparezcan en las noticias agresiones sexuales hacia mujeres o niñas adolescentes. Hartas de que esto cada día vaya a más, de que exista un silencio informativo preocupante.

Ya vimos cómo, en el pasado mes de julio, las fiestas de San Fermín acabaron con cuatro agresiones, tan solo, tan solo, repito, cuatro agresiones en cinco días.

Debe ser que el calor, el alcohol y otras sustancias que muchos de estos hombres consumen les provocan una subida irracional de testosterona viéndose llamados por su histórico poder de dominación sobre la mujer, creyéndose con el derecho de abusar, acosar o incluso violar a una mujer, y, encima, lo peor, es que muchos de ellos se sienten orgullosos y, en el peor de los casos, no lo ven como delito. ¡Cuánta pedagogía hace falta!

Como no era de extrañar, en las fiestas de San Sebastián de los Reyes, anoche, tercer día de estas fiestas patronales de nuestro Santísimo Cristo de los Remedios, se produjo un intento de agresión sexual. Lo más asombroso es que solo dos medios informativos han dado voz a esto. Tampoco los partidos políticos han hecho mención. Solo nuestro queridísimo alcalde, Narciso Romero, al que, por lo que se ve, no se le escapa nada.

Claro está que no ha sido agresión consumada, solo intento, por lo que… bah, para qué darle más importancia. Hace dos días, compañeras y compañeros llevaron a cabo una marcha para protestar y dejar claro que Sanse es un pueblo que está en contra de las agresiones machistas. Y dos días después… ¡Toma, ahí la tienes! ¿No se había creado un observatorio contra la violencia, contra la xenofobia, contra el racismo? Y, contra esto… ¿qué pasa? ¿Quién protege a nuestras hermanas, a nuestras primas, a nuestras amigas e hijas, que salen a las calles con la intención de llegar a casa sanas y salvas sin que no las suceda nada?

Solo con un tuit es suficiente, solo con eso podemos crear una conciencia conmovedora que nos tranquilice.

Es inadminsible que las mujeres, por querer pasar un buen rato con nuestros amigos y disfrutar de los últimos días del verano tengamos que ir con MIEDO. Sí, repito: MIEDO.

Miedo es llegar a casa mirando constantemente atrás para ver si alguien te persigue. Miedo es llevar el móvil en la mano con el contacto de un familiar marcado por si ves algo raro. Miedo es llevar las llaves a modo de puñal entre los dedos para poder defenderte de una posible agresión. Miedo es pasar por la calle y que cuatro hombres que se creen graciosos te digan cuatro cosas de mal gusto y no poder responder por miedo a que eso vaya a más. Miedo es volver a casa sola. Miedo es sentirte como un jodido trozo de carne cuando esas miradas varoniles te hacen una radiografía de la cabeza a los pies creyendo que es una simple forma de llamar la atención.

Hasta cuándo las mujeres vamos a tener que aguantar este tipo de cosas. Hasta cuándo van a quedar impunes las agresiones. Tras la última reforma del Código Penal, llevada a cabo el pasado año, se llegó a la conclusión de que la agresión sexual sea castigada con nada más y nada menos que de 1 a 5 años de prisión; la violación, de 6 a 12 años; y el abuso sexual, de 1 a 3 años. ¿Qué suponen unos cuantos años de prisión para estos hombres, cuando la mujer que sufre este tipo de delito va a estar marcada para toda su vida?Porque esto marca. Porque rara es la mujer que a lo largo de su vida no haya sufrido algún tipo de agresión sexual. Y esto lo escribo yo, que tan solo tengo 24 años.

Parece ser que, mientras haya verbena, toros, misa y procesión, con cuantiosos fuegos artificales, esto quedará como un conflicto dentro de lo “habitual” que sucede en todo tipo de fiestas. Pues os diré una cosa: “quiero llegar a casa siendo libre, no valiente” .

Me llamo Marta Varela González, y soy una simple joven hasta los ovarios de estas situaciones. Creando conciencia.

1 comentario
  1. Rafael Romero
    Rafael Romero Dice:

    Totalmente de acuerdo contigo Marta, yo tengo la sensacion de haber vuelto no al año 36 como me decia un amigo esta mañana, pero si al 78 cuando este pais seguia siendo un pais de iglesia, toros y marchas militares, todo eso lo estamos viviendo en la actualidad, por la gracia y obra del Sr. Alcalde.
    Me parece de una dejadez y de un desprecio total hacia la mujer que sufrio un intento de agresion sexual, que el Alcalde y la Concejala responsable del observatoria contra la violencia, tambien de agresiones sexuales, no hayan salido y tomado las medidas oportunas para informar y tambien detener a este individuo.
    Bien dices Marta en tu carta, es tremendo que una mujer no pueda salir a cualquier hora del dia o de la noche y si sale tenga que ir con el miedo pegado a su cuerpo porque algun “hombre” o “hombres” se la puedan acercar y agredirlas sexualmente.
    Una vez mas tenemos que denunciar la poca vigilancia, la suavidad de las leyes, como tu dices a un sinverguenza le pueden caer solo 6 años, pero vovostras llevais la condena para toda la vida.
    Y lo que es peor el poco interes de todos los gobiernos empezando por el nacional en solucionar este problema, sabiendo claramente que una gran parte de la iglesia fomenta la violencia machista contralas mujeres.
    Un abrazo Marta y ya sabeis que podeis contar conmigo.

Los comentarios están desactivados.