moscatelares

Residencia Moscatelares: una historia para no dormir.

La Residencia de ancianos y personas dependientes “Moscatelares”, en San Sebastián de los Reyes y gestionada por el Grupo Empresarial Albertia, continua siendo objeto de importantes deterioros, denuncias y polémicas.

Hace casi un año que las trabajadoras de este centro de la Comunidad de Madrid y radicado en San Sebastián de los Reyes, vienen denunciando una situación de recortes que afectan no solo a las condiciones laborales de la plantilla, sino que directamente atentan contra la dignidad y la calidad de vida de las personas dependientes.

El próximo día 2 de septiembre trabajadoras y delegadas del comité de empresa han convocado una Concentración a las puertas del centro.

Miembros de la plantilla denuncian en estos días que disponen de tan solo 8 minutos para el aseo personal de los residentes antes del desayuno, debido a la falta de personal. Se recortan “los bollos y azucarillos del desayuno”, así como se ejerce “represión laboral” contra quienes se oponen a estos recortes. Una médico, tras seis años de trabajo en esta Residencia, ha decidido cambiar de centro de trabajo por la grave situación de deterioro, y este mes de Agosto los familiares de una residente han presentado denuncia ante la policía por la ausencia de médico en el centro y por la situación médica de su familiar, que sufrió deshidratación y el suministro excesivo de un medicamento  Alprozolan que disminuye la excitación cerebral.

El próximo 2 de septiembre delegadas del Comité de Empresa y Trabajadoras convocan una Concentración ante las instalaciones de la Residencia Moscatelares bajo el lema “Por la Dignidad de nuestros mayores. No a los recortes de Albertia”.

Esta situación viene de largo.

Desde el pasado noviembre viene denunciándose por parte fundamentalmente de trabajadores del centro, pero también conocido por familiares de residentes, las condiciones de pérdida de calidad asistencial, que rayan con el “trato vejatorio” o deningrante, en la Residencia de ancianos Moscatelares.

La Residencia Moscatelares  es  un centro de atención a personas mayores dependientes, integrado por zona de residencia y centro de día. La residencia  cuenta con unas 140 plazas para residentes, y unas  40 para el centro de día.  Este complejo, dependiente de la Comunidad Madrid, está localizado en San Sebastián de los Reyes y su gestión está externalizada.

Albertia, nueva empresa de gestión

El pasado 7 de marzo de 2015 se produce un cambio en la empresa  encargada de la gestión del citado centro. La nueva adjudicataria es la empresa Albertia Servicios Sociosanitarios S.L., según orden número 116/2015 de la Unidad Administrativa de Contratación de la Comunidad de Madrid. El importe total de la adjudicación de este contrato de servicios asciende a 8.203.733,43 euros, por tres años.

Comienzan los recortes

Según fuentes de los trabajadores del centro, a los dos días de la entrada de la empresa Albertia en la gestión de la Residencia Moscatelares, comienzan los despidos del personal de limpieza, sometiendo a una sobrecarga importante de trabajo al colectivo de auxiliares de enfermería. Colectivo sobre el que recae la mayor parte de tareas asistenciales que precisan los ancianos y personas dependientes, tales como el aseo diario y a demanda en función de las necesidades del residente, comidas, cambios de pañales, movilidad…

La tarea diaria de hacer unas 40 camas por planta que antes realizaba el personal de limpieza, hoy reducido en un 50%, ahora ha de ser realizado en gran medida por las auxiliares de enfermería. El turno de noche carece de personal de limpieza y los turnos de  tarde y mañana han sufrido un serio recorte.

El deterioro de las condiciones de trabajo del personal, así como la merma de la calidad asistencial de las personas dependientes se agrava cuando se despide a dos de las tres trabajadoras que prestaban sus servicios en  el Centro de Día, y obliga al resto de trabajadores a cubrir las necesidades de esta parte del complejo Moscatelares.

Los familiares de residentes

Por su parte familiares de residentes confirman los datos aportados por los trabajadores, y dejan testimonios como este:

Los residentes han de estar incluso horas, sin poder ser cambiados por encontrarse una sola auxiliar al cuidado de más de 20 personas y no poder abandonar la sala de estar hasta que no venga alguna compañera que está haciendo otros cometidos”

“Debido a la escasez de personal,  algunos de los residentes han de comer por si solos, pese a sus incapacidades físicas y psíquicas. Aunque esto signifique que más de la mitad de la comida se les caiga en la mesa o en los baberos, y la comida totalmente fría cuando acaban”

“Al haber disminuido el número de pañales, los cambios se han reducido al mínimo. Queremos hacer constar que los cambios,  salvo el de noche, se hacen con pañales pequeños, por una cuestión meramente económica”.

La residencia cuenta con 48 auxiliares de enfermería para todos los turnos y días, 6 menos que hace un año y medio. La residencia cuenta con dos fisioterapeutas, uno de ellos a media jornada, por lo que las “rehabilitaciones” a los residentes, según los familiares, se realizan de tarde en tarde y en su mínima expresión. “Estas personas de escasa movilidad pasan muchas horas del día sentados y en muchos casos sentados con sus pañales manchados por falta de personal”.

“Recortes en los desayunos y meriendas, pérdida constante de ropas”, pese a ser obligatorio que los familiares las marquen con el nombre del residente, son otras de las múltiples circunstancias que saltaron a la luz pública en esta residencia de ancianos de la Comunidad de Madrid, hace ya cerca de diez meses.

Los familiares quieren dejar constancia de que la residencia cuenta con excelentes profesionales, que se ven sobrepasados por el volumen de trabajo, supliendo en múltiples ocasiones la falta de recursos humanos, con grandes dosis de “humanidad”.

Parlamentarios de la CAM visitan la residencia

El pasado 20 de Enero una delegación de la Comunidad de Madrid, encabezada por la diputada socialista Pilar Sánchez Acera  visitó el centro a requerimiento de algunos trabajadores. En su visita fueron acompañados por una empleada del centro que había solicitado un día de permiso, tan solo cinco días después la mencionada trabajadora fue sancionada con quince días de empleo y suelo.

Según relatan fuentes de la plantilla, a partir de que se hacen públicas estas condiciones de recorte que afectan directamente a la dignidad de las personas, se han sucedido cambios de turno, sanciones, y asignación de las plantas donde el trabajo es más duro, a los protagonistas de estas denuncias.  Al mismo tiempo representantes del comité de empresa han pasado a ocupar el puesto de gobernanta y jefa de planta, por lo que los empleados sospechan que “se trata de una maniobra para limitar las reclamaciones laborales”.

La visión/ Reacciones de la empresa e instituciones públicas

La empresa Albertia y la Comunidad de Madrid no corroboran estas versiones de trabajadores y familiares. Por su parte la Dirección del centro afirma que “no hay ningún problema” de falta de personal, y que “se cumplen incluso se superan” los ratios acordados por el contrato. Contrato que no aparece publicado en la web de Albertia.

Desde la Consejería de Asuntos Sociales informaron de que “se realizaron varias inspecciones sin que se hubiera detectado problema alguno”, ni desatención a los residentes y usuarios.

La concejala de Bienestar Social del Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, Jussara Malvar, que se personó, según propias declaraciones, hasta en tres ocasiones en  las dependencias del centro, al principio de este año, afirmó que tras las denuncias se realizaron visitas de los servicios sociales municipales, a fin de poder realizar un informe completo sobre las condiciones en las que se encuentran los mayores. Las primeras conclusiones de esas investigaciones apuntaban al cumplimiento del pliego de condiciones por parte de la empresa Albertia.

Las competencias de inspección corresponden a la Comunidad de Madrid, propietaria del centro, pero  la Concejalía de Bienestar Social sostuvo su capacidad de intervención dado que  el Ayuntamiento tiene un determinado número de plazas reservadas en esta residencia.

El Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, a iniciativa de uno de los grupos que forman parte del gobierno municipal, Izquierda Independiente, aprobó en su sesión plenaria de febrero 2016 una moción en la que solicitaban a la Comunidad de Madrid la revisión de las condiciones del pliego que ha de cumplir la empresa adjudicataria.

Pequeñas contrataciones de última hora

Esta situación de recortes y deterioro ha sido noticia destacada de algunos medios locales y nacionales, tras la denuncia hecha pública por Izquierda Independiente el pasado 28 de enero. El revuelo mediático,  comparecencias en la Asamblea de Madrid y el acuerdo del pleno de la localidad, provocó que la empresa Albertia procediera a realizar algunos contratos de media jornada, que paliaran en algo la situación.

Lemas como “Pasión por nuestros mayores”, “Honestidad, trabajo y Lealtad”, “Superación y excelencia asistencial” rezan en la web de la empresa Albertia, pero las razones por las que resultó adjudicataria de este contrato de gestión fueron: “ser la oferta más ventajosa, en aplicación de los criterios de adjudicación incluidos en el apartado 9 de la cláusula 1 del Pliego de Cláusulas Administrativas Particulares que rige en este contrato, al haber ofertado el precio más bajo y las dos mejoras del apartado 9.2 del citado Pliego, obteniendo la máxima puntuación, según informe de la Dirección General del Mayor de 16 de enero de 2015”.

http://w3.bocm.es/boletin/CM_Orden_BOCM/2015/03/18/BOCM-20150318-57.PDF (publicación de la formalización de adjudicación)

El importe que la Comunidad de Madrid adjudica a este contrato, se reduce respecto al presupuesto inicial de la licitación, (9.913.877,25€). Lo que se mantiene son los pagos de los residentes, que no han sufrido merma alguna, y que en casos ascienden a cifras tan abultadas y fuera de la realidad socioeconómica, que superan los 1200 euros/mes

La Comunidad de Madrid, concretamente la Consejería de Políticas Sociales y Familia, ha decidido abrir una inspección tras la denuncia  presentada por los familiares de una residente este verano, aunque mantienen que la empresa cumple el pliego de condiciones y que la Residencia funciona bien.

Hasta aquí Lo Que Hay.

Y ahora una reflexión:

El objetivo de una empresa privada es la obtención de beneficios económicos, y cuando gestiona un servicio público también.

Es más que probable que los cambios laborales y asistenciales que se producen tras la entrada de la empresa Albertia en la gestión de la Residencia de San Sebastián de los Reyes, se deban a los recortes producidos por parte de la Comunidad de Madrid a la hora de legislar las condiciones contractuales para estos servicios de gestión privada de residencias públicas.

Si es la Comunidad de Madrid la responsable última de establecer los criterios y condiciones para la prestación de los servicios en estas residencias públicas de gestión privada, cabría señalarla también  como la responsable de la merma en la calidad asistencial, del deterioro de la condiciones laborales y de convertir en más vulnerables a la población dependiente.

Si esto fuera así, debería  exigirse por parte de familiares, residentes, trabajadores, vecinos  y representantes de instituciones públicas, como el Ayuntamiento y la propia Comunidad de Madrid, la reversión a condiciones de dignidad que den cumplimiento a la carta de los Derechos Humanos.

Si por el contrario, las condiciones de prestación del servicio no han variado con respecto a las que debía cumplir la anterior adjudicataria Asispa (Asociación de Servicio Integral Sectorial para Ancianos), cabría preguntarse por qué se sustituye, por parte de la Comunidad de Madrid, a una empresa que supera y mejora las condiciones mínimas establecidas en contrato, por una que no antepone el bienestar de los residentes, sino el ajustarse a la oferta económica realizada, aunque suponga una merma asistencial y un empeoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores.

Los criterios de adjudicación en base a la oferta más barata, tienen en numerosas ocasiones desenlaces como este. La privatización de servicios públicos, supone anteponer los intereses económicos de las empresas, (cuyo objetivo principal es la obtención de beneficios), a la prestación de servicios, que no es ni más ni menos que los medios que hacen posible los derechos.

 

 

 

3 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] y dignidad de quienes viven en estos lugares donde deberían ser cuidados. Conocido es el caso de la Residencia Moscatelares, gestionada por la empresa Albertia y radicada también en S.S. de los Reyes, donde sus […]

  2. […] La Concentración está convocada por trabajadoras y delegadas sindicales de este centro de la Comunidad de Madrid, gestionado por el grupo empresarial Albertia, y que desde hace meses viene siendo objeto de denuncias y deterioros. Esloquehay publicó hace unos días un reportaje sobre esta situación “Residencia Moscatelares: una historia para no dormir” […]

  3. […] El sindicato CTA ( Comisión de Trabajadores Asamblearios) califica de “iluminadas” al grupo de trabajdoras y delegadas sindicales que han venido denunciando a lo largo de estos meses la grave situación de la Residencia Moscatelares en S.S. de los Reyes. […]

Los comentarios están desactivados.