regeneracion democratica

Si esta es la nueva política…

… “apañaos estamos”. Resulta que las dos candidaturas de unidad popular que se presentaron a las pasadas elecciones municipales en Sanse están inmersas en luchas internas casi desde el día después de los comicios. Contiendas que han dejado tan tocados a ambos movimientos a nivel de base social que, en el caso de repetirse mañana las elecciones, es probable que perdiesen casi toda su representación en el Ayuntamiento.

En Ganemos Sanse apenas quedan cuatro gatos (es una forma de hablar) tras las múltiples muestras de Javier Heras y compañía sobre cómo entienden que debe funcionar un movimiento de este tipo. De asambleas con 60 u 80 personas, apenas llegan a 15 en la actualidad. Los torpedos en la línea de flotación del movimiento popular han sido constantes desde que la candidatura, contra todo pronóstico, consiguiese 3 concejales. Hay que recordar que las listas se elaboraron tras las primeras primarias abiertas que hubo en Sanse, consulta que se realizó sin la existencia de un censo previo. En asambleas posteriores curiosamente se tomó la decisión de exigir un registro previo a quien quisiese participar con su voto en futuros cónclaves.

La comisión de comunicación del movimiento fue despojada de la noche a la mañana, por orden de Javier Heras, dueño y señor del cortijo, de las contraseñas del correo electrónico y redes sociales, para entregar su control a Pablo Melgosa, Coordinador del Grupo Municipal de Ganemos Sanse, que no del movimiento. Cabe reseñar que este señor votó públicamente en contra de la integración de IU, formación a la que pertenece, dentro de Ganemos. Sin embargo, no parece haber tenido tantos reparos cuando se trata de asegurarse un sueldo (un nada despreciable salario de 43.333 euros brutos anuales) en un proceso de elección que tuvo suficientes irregularidades como para, al menos, haber sido ratificado (o no) por la asamblea, hecho que nunca sucedió.

Por lo menos en este caso hubo un concurso semi-público para optar al puesto, cosa que no sucedió con el nombramiento del Director del Grupo Municipal, Javier Viondi, quien fue designado por Javier Heras por el artículo 33 (vamos, a dedo), sin ni siquiera pasar, en primera instancia, por la aprobación de la asamblea, un beneplácito que habría obtenido con toda facilidad si tenemos en cuenta que la gran mayoría de quienes asisten a dichas reuniones lo hacen con la única tarea de levantar la mano para aprobar todo lo que disponga su líder. Una estrategia que demuestra la torpeza política de quienes toman las decisiones en Ganemos, y que llevó a que tuviesen que dar marcha atrás a dicha designación tras la publicación en este medio de la noticia

La última muestra de la deriva de la pretendida candidatura de unidad popular se escenificó el pasado 12 de mayo cuando aprobaron, junto al PSOE y en ausencia de su otro socio de gobierno, Izquierda Independiente, una modificación del reglamento de los plenos municipales en el que limitaban a una las mociones que cada grupo podía presentar en el pleno. Una clara demostración de la voluntad “democrática” de su portavoz, que ya ha sido contestada desde algunas personas del movimiento, y que contrasta con el comunicado del pasado 1 de Mayo en el que se enorgullecían de haber sacado adelante las 6 mociones presentadas por su grupo en la junta municipal del mes de Abril. Propuestas que, dicho sea de paso, eran en su mayoría brindis al sol sin ninguna contenido aplicable al día a día de la ciudadanía. Se da la paradoja de que los 3 representantes de Ganemos Sanse votaron en contra de una moción de Sí Se Puede en apoyo de los trabajadores de Coca-Cola que contenía acciones concretas, como el boicot institucional a productos de la multinacional, presentando a su vez otra moción también en defensa de dichos trabajadores que era papel mojado pues no promovía ninguna medida concreta.

También bajan revueltas las aguas en Sí Se Puede, máxime tras la decisión (unilateral) de Iván Cardador de expulsar a su compañero Julián Serrano del Grupo Municipal. El portavoz de la formación (ahora) unipersonal, quien se deja asesorar por personajes de la talla política de Carlos Sánchez Magallares, se arrogó la bandera de la “regeneración” y decidió, él sólito, que le sobraba la mitad de la cuadrilla. Prueba del talante democrático de Cardador es el hecho de que, desde aquella decisión, no haya convocado, por miedo o por vergüenza, ni una sola asamblea. No sólo eso, sino que, como publicaba Es lo que hay, pretende con sus quejas prohibir la libre expresión de Julián Serrano en cualquier acto municipal, en una decisión que asemeja más una pataleta de un pequeño Kim Jong-un que la actuación racional de quien se postulaba como el representante de la única y verdadera candidatura de unidad popular de Sanse. Apañaos estamos, sí.

3 comentarios
  1. Bartolo
    Bartolo Dice:

    Los alfonsos y los julianes se creen imprescindibles para el triunfo de la izquierda, nada nuevo bajo el sol.

    En realidad probablemente sea al revés: si no se llegan a presentar en las listas de estas dos candidaturas seguro que les hubiera votado mucha gente más. No culpo a quien hayyavotado a psoe o izquierda independiente por no votar a estos que hoy han creado un blog y escriben bajo seudonimo porque saben que a ellos nadie les hace ya ni puñetero caso.

    Animo a que alfonsos y julianes se presenten juntos a las proximas elecciones y que lo hagan tambien por otro lado los cuatro gatos que segun el tuerto quedan en Ganemos y Si Se Puede. A ver si eran tan imprescindibles estas dos queridisimas familias del pueblo, la primera de los cuales lleva la vida entera detras de un carguito.

  2. Sara
    Sara Dice:

    Estupendo análisis de lo sucedido. No está mal que haya testigos (yo también lo fui y coincido en el diagnóstico). Y no está mal que lo cuenten (la ciudadanía debe saber estas cosas y no todas tenemos el tiempo o la pericia periodística para escribir y hacerlo con tanta claridad). Enhorabuena a El Tuerto, y enhorabuena a Esloquehay. Y a seguir informando.

Los comentarios están desactivados.