Entradas

TIRAD DE LA CADENA.

Para que la mierda desaparezca, tiremos de la cadena. Que corra el agua, como un tsunami, que se lo lleve todo, la indecencia, la mentira, la burocracia, el despotismo, la cobardía. Que se lo lleve todo y nos deje limpios, para que nos podamos mirar a los ojos.

Mirarnos a los ojos limpios de engaños, de falsedades, sin miedo a nadie. Ojos limpios y honestos, de mirada ejemplarizante, y sin creer, que sé es más que nadie, porque sin todos, no somos nada.

Comportamientos democráticos, eso es lo que necesitamos, eso es precisamente lo que os falta. Os falta informar, consultar con  la gente, decirles la verdad, no vacilarles. Porque nos vaciláis y nos faltáis al respeto, cuando prometéis transparencia y participación, y luego todo lo acordáis a puerta cerrada en los despachos.

Me he dado cuenta, no son los partidos, no son las organizaciones, no son sus programas. Es la gente, las personas y la ley. La ley que permite que sean las personas individualmente las que decidan por los demás. La ley, la que desprecia a las organizaciones y sus Asambleas. Leyes que desprecian a las personas si se expresan colectivamente, si lo hacen en nombre de todos, pero protegen a los cargos y sus instituciones, su palabra y actos si valen, los nuestros y las de nuestras organizaciones no.

Las actas de concejales son de ellos y ellas, individualmente, no de las asambleas, ni del pueblo que les eligió, ¡vaya mierda de democracia!. Por eso nos encontramos frente a tanta injusticia e inmoralidad.

Entonces, si se trata de las personas, para el futuro las queremos honradas, de contrastada honestidad, democráticas y al servicio de todas y de todos, y no de sus particulares intereses como está sucediendo.

¡Levantemos un MOVIMIENTO por la HONESTIDAD!   

Alfonso