Entradas

687719874_20170524163514-ksDB-U422873140419h8G-992x558@LaVanguardia-Web

Cosas que están sucediendo que me alucinan

Estoy viendo cosas en los últimos tiempos que me están “flipando”, sucesos, actitudes y comportamientos que me asquean. Que el gobierno español quiera multar a la tripulación de un barco con 900.000 €, por rescatar a niños, mujeres y hombres que huyen de la guerra y el hambre, de una muerte segura en las aguas del Mediterráneo, me parece sencillamente alucinante, y debería revolverle el estómago a cualquier persona que tenga humanidad.

Si fueran familiares nuestros, o que nosotros mismos en alguna situación de emergencia necesitáramos el rescate para salvar la vida, ¿no lo íbamos a agradecer y considerar justo? ¿Entonces por qué no tenemos la misma consideración para la vida de personas que son como nosotros? Ese comportamiento cuando se produce me asquea muchísimo, y ahora esa actitud se está generalizando y nos la están imponiendo.

Perdonen la comparación, pero en la Alemania nazi construyeron campos de exterminio y hornos crematorios para acabar con la vida de personas, hoy sencillamente se les tira al mar y además se les cobra el pasaje. Cuando Salvini dice que no le tiene miedo a la opinión de los italianos sobre su política de emigración, consistente en convertir el mar mediterráneo en una fosa común, a mí por el contrario me acojona, me asusta mucho que un amplio sector de la ciudadanía europea comparta esas ideas.

Me horroriza pensar que haya muchas personas que con su apoyo le den poder a los asesinos. Asesinos de niños y niñas que no hacen otra cosa que huir del sufrimiento, como lo haríamos cualquiera de nosotros y nosotras, fascistas que matan sin miramientos, sin mancharse las manos, con guante blanco desde los parlamentos, y condenan a la muerte con sus leyes a miles de personas en el mundo entero, por haber tenido la desgracia de nacer pobres.

Me horroriza que haya muchas personas que en la práctica estén apoyando el genocidio, pero mucho más me apena, que los que no estamos para nada de acuerdo con esas políticas genocidas, permanezcamos inmóviles e impasibles ante tanto despropósito.  

Alfonso.

 

EDITORS NOTE  Graphic content   A member off the Spanish NGO Proactiva Open Arms holds the body of a dead child  R  as other members rescue a woman  C  out off the sea and onto a zodiac rescue boat in the Mediterranean sea about 85 miles off the Libyan coast on July 17  2018    AFP PHOTO   PAU BARRENA

OPEN ARMS no tiene permiso para salvar vidas, según Carmen Calvo.

“Proactiva Open Arms no tiene permiso para rescatar migrantes”, han sido las contundentes declaraciones de la vicepresidenta en funciones Carmen Calvo esta misma mañana, al tiempo que amenaza a la ONG con sanciones económicas de hasta 900.000 euros.

Si, eso es lo que ha dicho la vicepresidenta Carmen Calvo del PSOE, en lo que parece una carrera hacia el despropósito, la deshumanidad y el fascismo.

Leer más

migrantes

CEAR denuncia la actuación improvisada y arbitraria de España ante el aumento en la llegada de personas migrantes

Las llegadas a costas españolas supusieron en 2017 casi el 13% de las llegadas por mar a Europa, frente al 2% del año anterior. La respuesta de España a este aumento de llegadas ha sido “improvisada y arbitraria” según denuncia la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

CEAR ha presentado en su sede el informe “Los muros invisibles tras la Frontera Sur” donde califica de “improvisada y arbitraria” la respuesta de las autoridades españolas ante el importante incremento de llegadas a costas españolas que se produjo el año pasado. La organización alerta de que en 2017 se triplicó el número de llegadas a costas españolas, superando las 22.000 y aumentó hasta las 223 muertes de personas tratando de llegar a nuestro país. “Esta situación pide a gritos una nueva política migratoria que no convierta a nuestras fronteras en lugares donde desaparecen los derechos de refugiados y migrantes”, afirmó Estrella Galán, secretaria general de CEAR. Leer más

Lágrimas

Esta noche me acuesto con lágrimas en los ojos…

Lágrimas de dolor por el sufrimiento y la muerte de miles de personas que pierden la vida en los 10 kilómetros de mar que separan Turquía de la isla de Lebos en Grecia. Personas que han perdido todo en una guerra (como todas) absurda y que, desesperadas, pierden lo último que les queda, la vida. Niños y niñas que podían ser los míos o los tuyos, ahogados en circunstancias perfectamente evitables. Leer más