Y esto pasó con el CES de Sanse: crónica de una asamblea que dejó más dudas que respuestas

Y esto pasó con el CES de Sanse: crónica de una asamblea que dejó más dudas que respuestas

El día 2 de noviembre, la Asamblea Ciudadana de Sí Se Puede convocaba por redes una “Asamblea informativa sobre la implantación del método CES en Sanse” para el viernes 5 en el Centro Joven. En dicha reunión, el concejal no adscrito e integrante de Podemos Julián Serrano explicó a los asistentes la manera en que se aplicará en próximas fechas. A espera de confirmación oficial por parte de la Concejalía de Bienestar Social y Mayores procedemos a hacer una crónica de lo contado para posteriormente exponer por qué algunos puntos no nos quedan claros.

Según el concejal, hace 15-20 días, tras haber movimiento por Facebook reclamando el CES, hubo una reunión entre él, dos participantes más de la Asamblea de Sí Se Puede y el alcalde, Narciso Romero. Dos días después se dio luz verde al proyecto y hubo otra reunión con Jussara Malvar (concejala de Bienestar social y Mayores, una técnica municipal y la médico del Ayuntamiento). En esta reunión se estableció que:

1. Se impondrían los test de inmunodeficiencia y leucemia.
2. Que se habilitaría una zona vallada en la Dehesa para trasladar allí los gatos positivos.
3. Cursos y carnet de alimentador a los voluntarios (sólo les permitirán alimentar a los poseedores).
4. Que se había invitado a todas las clínicas a participar en el concurso para practicar las esterilizaciones y que se les adjudicaría a tres, a las cuales los voluntarios llevarían los gatos, haciéndose el pago sin intermediarios. Habrá una instalación para los postoperatorios.
5. Que el presupuesto por ahora son 20.000 euros durante dos años consecutivos.
6. Que se empezaría por una colonia piloto, después de habilitados los espacios necesarios.
7. Que habría carteles advirtiendo de la presencia de colonias felinas gestionadas por el Ayuntamiento en la zona.
8. Reubicación de los gatos en caso de quejas, obras…

Toda esta información nos hace cuestionarnos muchas cosas
1. ¿Por qué los test?
Como ya indicó una de las asistentes a la Asamblea informativa, no son necesarios y suponen un gasto inútil y excesivo, sobre todo si el proyecto incluye la habilitación de una zona para formar una colonia de positivos que se hayan encontrado en cualquier punto. No estamos hablando, pues, de un santuario de positivos sociables, sino de gatos que serán trasladados allí después de su captura, testado y castración sin tener en cuenta la posibilidad de que sean falsos positivos y la territorialidad de los gatos. La respuesta dada ha sido que es una condición impuesta por la doctora, ya que, según les dijo, no se podía permitir la existencia de animales infectados en las calles por razones sanitarias. Lo que deja otra duda: ¿qué problema hay si ninguna de las dos enfermedades es una zoonosis, es decir, transmisibles a humanos?

2. ¿Qué pasa si una cuidadora quiere inscribirse y solicitar ayuda pero es contraria a los test?
Si ceder al animal es obligatorio en caso de positivo, solo dejan dos opciones: dejar que secuestren al animal sobre el que dejará de poder decidir y dejarlo bajo la custodia del Ayuntamiento o seguir su actividad clandestinamente como hasta ahora, pues no podrá acceder al carnet ni a la legalización. No debemos olvidar que la Ley 4/2016, de 22 de julio, de Protección de los Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid, a la que llaman de Sacrificio Cero (0) dice “Asimismo no se podrán sacrificar animales con enfermedades tratables en las que el animal pude llevar una vida digna, previo informe veterinario”. Y, además, “las Consejerías competentes en materia de protección animal, sanidad animal, y salud pública podrán ordenar la eutanasia de los animales para evitar su sufrimiento o por motivos de sanidad animal, de seguridad de las personas o animales, de existencia de riesgo para la salud pública o medioambientales”.

Habiendo todavía asociaciones partidarias del testado y sacrificio y empresas cuya actividad principal es la limpieza y la desratización que están consiguiendo la adjudicación de las instalaciones municipales dedicadas a los animales domésticos y si sumamos que la Dehesa es un entorno natural protegido y que aducen razones sanitarias para la reclusión de los gatos, la idea de dejar que se los lleven es poco tranquilizadora. Porque entendemos que debido a la imposibilidad de contratar por parte de los municipios y los requisitos de un núcleo zoológico la gestión será externa aunque no se haya mencionado en la reunión.

Esto nos lleva a otro punto, hay sólo 20.000 euros de presupuesto. Si le restamos lo que cueste acondicionar un hábitat para la colonia y los test: ¿quedará suficiente para una campaña eficaz de esterilización? ¿Y para atender adecuadamente a animales que dan por seguro que están enfermos en vez de eutanasiarles? Si después de ese derroche no queda dinero suficiente y si el criterio económico prima para la adjudicación a las clínicas, pocas de ellas o ninguna podrán hacer una oferta económica para un servicio de calidad en la que no pierdan dinero y volvemos al peligro de la adjudicación a empresas cuyo objetivo es la rentabilidad, no el bienestar de los gatos.

Por último están las reubicaciones. Se mencionó la posibilidad de reubicar también en la zona de la Dehesa. ¿Para qué hacer entonces campañas para dar a conocer las ventajas del CES, si las quejas bastarían para el traslado de la colonia? Si en vez de hacer un trabajo sólido de concienciación y protección de las colonias se opta por el traslado, se está optando, al mismo tiempo, por el desvalimiento de alimentadores y felinos.

Estas son, tras un primer repaso a las declaraciones, las objeciones al plan que se va a poner en marcha. Suponemos que gente que sabe mucho más que nosotros de la gestión de colonias podría aportar más matices que ayudarían a perfeccionarlo y anticiparse a los problemas. Esperamos que se cuente con ellas en posibles reuniones futuras para acabar de perfilarlo.